Ayer se celebró en Buenos Aires una masiva e innovadora manifestación. En el exclusivo barrio de Recoleta, cientos de personas llegaron a un “besazo multitudinario y homosexual” a las afueras de La Biela, un bar que hace una semana expulsó a una pareja de lesbianas por besarse en el lugar.

El hecho causó inmediato rechazo en el país trasandino, que cuenta desde hace seis años que con una legislación de Matrimonio Igualitario. Pero la discriminación sufrida por la pareja y la inmediata reacción de la comunidad LGBTI demuestra que la pelea por la igualdad y contra la discriminación aún no termina.

Belén Arenas, bailarina de 25 años, es una de las jóvenes que fue discriminada en el bar. Cuando estaban abrazadas con su pareja, llegó un mozo a increparlas y decirles que tenían que “tranquilizarse” y que “no pueden estar así aquí”. Belén y su pareja presentaron una denuncia judicial por discriminación y ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo.

Captura YouTube Télam

Captura YouTube Télam