Esta mañana llegaron hasta La Moneda miembros de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (AFEP) para insistir en el cierre del penal Punta Peuco, promesa que hizo la propia presidenta Michelle Bachelet a Carmen Gloria Quintana. La particularidad de la protesta eran las fotos del general Alberto Bachelet, padre de la mandataria, muerto en 1974 tras ser interrogado por sus propios compañeros de la FACh.

Los familiares de detenidos desaparecidos llegaron al palacio de gobierno con una carta dirigida a Bachelet exigiendo que cumpla sus promesas con las organizaciones de Derechos Humanos, entre las que incluyen la degradación de los máximos oficiales de Fuerzas Armadas que hayan sido condenados por delitos de lesa humanidad y el cierre definitivo de Punta Peuco.

“Sigue pendiente el compromiso de cerrar el penal Punta Peuco, una clara condición de privilegio comparada con el resto de las cárceles del país, siendo además una de las tantas caras de la impunidad”, aseguró Alicia Lira presidenta de la AFEP.