Esta mañana la primera sala de la Corte de Apelaciones de Santiago acogió parcialmente el recurso de protección presentado por la defensa del ex brigadier Miguel Krassnoff, quien cuenta con más de 20 condenas por violación de derechos humanos que suman más de 400 años.

De manera unánime se estipuló que el recluso cumple con todos los requisitos para el beneficio, que consiste en libertad condicional bajo la vigilancia de Gendarmería. Según el tribunal el genocida ha tenido una conducta “intachable” en el último tiempo, según informa Emol.

Ahora se espera que la Comisión de Libertades Condicionales tome resolución sobre el futuro de Krassnoff, quien se encuentra recluido en el penal de Punta Peuco, la misma que en abril pasado no se pronunció respecto a la misma solicitud de beneficio.

Sin embargo, en conversación con El Desconcierto, el abogado de la la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos Nicolás Pavez le bajó el perfil a la posibilidad de que el ex DINA termine en libertad condicional. “Lo que la Corte de Apelaciones decreta ahora es que la comisión vuelva a revisar el caso, no está diciendo que Miguel Krassnoff quede libre. Ahora, nosotros creemos que la comisión revisando los antecedentes debiese volver a dejar a Krasnoff preso porque no cumple los requisitos y hay que super claro en eso”, asegura.

Según explica el abogado, el artículo 1 del Decreto de Ley 321 establece que para acceder al beneficio que pide el ex bragadier hay que estar rehabilitado y corregido. “Si uno ve los exámenes psciológicos de Miguel Krassnoff, él en ningún caso esta rehabilitado o corregido, él no tiene ni el más mínimo nivel de arrepentimiento de lo que hizo”. Sobre la supuesta conducta “intachable” que se menciona en el fallo de hoy, afirma que eso no basta para el beneficio, sino que  lo importante es estar rehabiltado y corregido.

Por otro lado, la defensa de Krassnoff se basa en en que el artículo 4 del mismo decreto establece que se puede apelar teniendo ya cumplida la mitad de la condena. “Efectivamente hay una norma que dice que aquellas personas con condenas de más de 20 años, se entenderá cumplida  a los 10. Pero el caso de Krassnoff no es así porque él tiene más de una condena. Y la ley dice que para los efectos de estos beneficios se deberán sumar todas las penas, por lo cual, desde un opinión jurídica, es bastante ridículo que una persona como Krassnoff -con más de 200 años de condena- haya cumplido la mitad de la condena por solo haber cumplido la mitad de la primera condena”.

“Objetivamente él no cumple con los requisitos”, insiste Pavez, aunque no esconde preocupación por el precedente de que tras todos estos años de trabajo obteniendo condenas, pueda quedar libre al cumplir la mitad de las primera. Sin embargo, dice que confían en la opinión de la Comisión.