Jorge Lanata, el polémico periodista argentino opositor al kirchnerismo, visitará Chile para dar una conferencia titulada “La corrupción como erosión de la democracia. Periodismo de investigación”, el 22 de noviembre próximo.

Antes de su viaje, habló con revista Qué Pasa donde se refirió a la corrupción en América Latina, a la generación de izquierda de los años 70 y a la política chilena.

Hablando de corrupción, el periodista aseguró que “la época del kirchnerismo fue lejos la más corrupta en la historia de la Argentina”, salvando en la comparación incluso a Carlos Menem.

Desarrolló un tipo de corrupción muy particular. En la época de Menem, su gobierno simplemente pedía coimas a las empresas. Durante la época de los Kirchner, los tipos participaban de la propiedad de las mismas, lo cual creaba un aparato mucho más estable de recaudación. Ellos tenían el 5% de tal autopista o el 10% de tal ruta, y así. Entonces, todos los meses pasaban a cobrar. Esto les generó mucho más dinero y les dio una estabilidad en la corrupción mucho mayor”, acusó Lanata.

En relación a la corrupción presente en el continente y particularmente en Chile, aseguró que opera a través de “sistemas que funcionan de manera autónoma, donde todos los actores participan de él. En Brasil se vio claro con el caso de Petrobras”.

En cuanto a la relación dinero y política en nuestro país, el periodista aseguró que lo ocurrido es una buena oportunidad para ver cómo reacciona la justicia.

Tengo la sensación de que Chile un día despertó y se dio cuenta de que no era Suiza. Y es una buena prueba para ustedes. La corrupción nunca se va a poder erradicar de un modo completo. El problema es cómo funciona la justicia. Si la justicia condena o no. Cuando la corrupción está acompañada de la impunidad, que fue lo que pasó durante los 12 años del kirchnerismo aquí, ahí están en un problema. Hoy la justicia chilena está ante la posibilidad histórica de ver cómo conducirse y de qué resultados van a proponer”.

Lagos, Neruda y la generación del 70

El argentino también tuvo palabras para algunos personajes chilenos. Entre ellos, Ricado Lagos y su recientemente anunciada candidatura presidencial.

Sobre ello, indicó que “si lo que estamos pidiendo es renovación, Lagos no va por ese camino. Hasta por una cuestión de edad. Estoy en contra de las repeticiones en cualquier cargo. Creo que desde el concejal al presidente, la gente tiene que estar cuatro años y luego irse a su casa. Porque si siempre trabajaron para el Estado, eso facilita el tema de la corrupción, terminan volviéndose una casta”, explicó.

Fiel a su estilo de una fuerte crítica a la izquierda, Lanata arremetió contra los hombres y mujeres de la generación del 70, que según su mirada, “validaron la violencia política” y jodieron a las generaciones posteriores.

“El discurso apologético de la guerrilla, de lo que acá llaman la Juventud Maravillosa (Juventud Peronista, de la que nacen movimientos como La Cámpora). Nos mintieron. Estar en Cuba no era como ellos decían. Es una generación que nos jodió mucho. No he escuchado de su lado una autocrítica”.

Para el periodista, uno de esas personas es nada más y nada menos que el poeta chileno Pablo Neruda. “Él fue uno. Yo lo digo con dolor, pero es cierto que su peor literatura es la política. Si leo hoy su Oda a Stalin me da tristeza”, cerró Lanata.