Insinuaciones sexuales de todo tipo puede sufrir una mujer al caminar por la calle. Y si hace algunos años nadie podía hablar del tema sin ser ridiculizado o ridiculizada, hoy está totalmente posicionado en la discusión pública.

Por estos días, se habla de acoso callejero, certera idea que ha empoderado a las personas a exigir que se les respete.

Así lo hizo esta mujer que se atrevió a enfrentar a un grupo de obreros de la construcción que, según su relato, suelen gritarle cosas a las mujeres cada vez que pasan frente a ellos.

“No pueden ser tan ordinarios, molestar a la gente todos los días. Están acostumbrados a hacerlo siempre y nunca se les para una mujer al frente, como están en grupo se hacen los machitos. Ojalá que piensen en sus mujeres porque de verdad a ustedes no les gustaría que les hicieran lo mismo”, les dijo.

El grupo, de unos 20 hombres, reaccionó en primera instancia con sorpresa ante las palabras de la mujer, aunque no demoraron mucho en pasar a la agresividad.

Recibió diversos gritos pero ella no se amilanó y se acercó a cada uno de los hombres que le dijeron cosas a sus espaldas. Uno de ellos la trató directamente de “puta” y quiso acercársele violentamente pero se detuvo al ser filmado.

La mujer ocupó epítetos como “flaite” y aludió en algunos ocasiones a la “educación” de los trabajadores, y aunque esto podría ser cuestionable, lo hizo para defenderse ante la agresividad de algunos de los hombres presentes.

Mira el registro aquí: