Gabriel Boric, el diputado por Magallanes, repasó en este 11 de septiembre, su rol en la aprobación del homenaje a los escoltas de Augusto Pinochet muertos en el atentado fallido del FPMR en 1986.

Luego que no presentara reparos contra la realización del minuto de silencio, Boric fue ampliamente criticado por diversos sectores y aunque por esos días aseguró que “los Derechos Humanos no tienen color ni militancia”, este domingo hizo una autocrítica.

En un mensaje publicado en su cuenta de Facebook el diputado dijo que “en los últimos días ha habido harto cuestionamiento sobre mi compromiso con ese legado (el de los DDHH). Lo entiendo porque fui torpe, y es justamente en estos momentos cuando más se aprende”, reconoció.

El líder del Movimiento Autonomista también recordó con pesar los “43 años desde que los intereses amenazados de una minoría se impusieron por la fuerza ante el avance del pueblo de Chile. La rearticulación ha sido lenta, pero poco a poco hemos logrado cuestionar los pilares de un sistema que se instaló a costa de sangre de hombres y mujeres valientes que nunca renunciaron al sueño de construir un país más justo”, dijo.

“Hoy marchamos con ellos y ellas. Porque nadie está olvidado y su recuerdo vive en cada paso que damos por seguir su posta”, agregó.