Un testimonio ante la justicia vincula directamente al ministro de Obras Públicas Alberto Undurraga en un caso de supuesto financiamiento irregular de la política, según informa hoy La Tercera.

Fue una auditoría interna de la Fundación de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile la que inició todo, al quedarse en descubierto en 2014 un millonario fraude al interior de la casa de estudios. Entonces, se objetaron contratos por servicios no prestados, que acumulaban más de 270 millones de pesos que se perdieron.

El caso lo tomó la Fiscalía de Alta Complejidad Centro Norte, a cargo de Macarena Cañas. Uno de los diez imputados en la causa hasta ahora es Manuel Olivares Vivanco, quien ejerció como jefe de Administración y Finanzas de la Fundación de la FEN entre 2011 y 2012.

En sus declaraciones ante la fiscal, Olivares reveló uno de los supuestos destinos del dinero defraudado de la FEN, por lo que la fiscal le bajó la intensidad de las medidas cautelares en su contra.

Olivares aseguró que conocía al ministro Undurraga de la época en que ambos compartieron en el Colegio San Ignacio, quien además es el padrino de uno de sus hijos. En 2010, estando el actual secretario de Estado en la alcaldía de Maipu, Olivares entró a trabajar a la municipalidad de la mano de Miguel Espejo, con quien también compartió colegio. Estando después en la FEN -a la que ingresó a gracias a Luis Felipe Mahaluf, otro amigo del grupo en el colegio San Ignacio-, Espejo convocó a Olivares a una reunión en el barrio Lastarria. “Miguel me dijo: ‘Mira, guatón, necesitamos generar dinero para la campaña de Alberto Undurraga’, y me dijo te sumas o no. Me dijo ¿tú tienes claro que eres el que firma todo? Le dije que sí y me dijo que si me pillaban, ellos no me dejarían solo. Yo me sentía el dueño del mundo, estaba ganando más de $ 5 millones, y darle $ 700 mil a Miguel Espejo bajo el pretexto que era para financiar a Alberto Undurraga no me importó, y finalmente dije que sí, que les ayudaría”, dice en su declaración.

 

“Esta operación para defraudar funcionó para lo que fue pensada, al menos eso me dijo Miguel Espejo, que el dinero fue a parar a la campaña de Alberto Undurraga”. agregó Olivares. Sobre si Undurraga conocía o no el origen del dinero, aseguró no saberlo. “Pero al menos yo se lo dije en 2013. Él me dijo que me ayudaría, que no me dejaría solo. Incluso, él se sentía estafado, porque el dinero no llegó a sus manos”, declaró.

Cercanos al ministro declararon a La Tercera que los dichos de Olivares son falsos, porque los hechos investigados son de los años 2011 y 2012 y que la campaña senatorial de Undurraga fue en 2013.