El presidente argentino lo definió como el “acontecimiento del año”. Y esa importancia la recalcó constantemente Mauricio Macri en el foro internacional de negocios inaugurado el martes pasado en Buenos Aires.

El encuentro -que finaliza hoy- se realizó en el Centro Cultural Kirchner, en el centro de la capital argentina- convocó a unos 2 mil empresarios de todo el mundo para atraer inversiones al país trasandino. Ante la presencia de CEOs de grandes multinacionales, Mauricio Macri no escondió la orientación de su mandato: “Este gobierno está para ayudarlos”, les dijo.

“No vamos a cambiar todo en un día ni en un año ni en una presidencia pero lo importante es que ya comenzamos a caminar todos los días en la dirección correcta (…) los invito y espero que todos ustedes sean parte de esta etapa maravillosa”, afirmó en la ceremonia de apertura. El gobierno busca auspiciar inversiones superiores a los 175 mil millones de dólares. Esto se logrará, según Macri, con el aporte de todos los inversionistas: “Hay lugar para todos, emprendedores, empresas grandes y chicas, nacionales y extranjeras para servicios, la industria y el campo”.

También aprovechó de repasar al anterior gobierno kirchnerista: “Hace nueve meses, la Argentina estaba al borde de otra crisis que se nos venía encima como una tormenta en el medio del océano”.

Pese a asegurar constamente que Argentina es un buen lugar para invertir, las políticas económicas del macrismo no han logrado ese objetivo hasta ahora: el país está en recesión de un 3%, la inflación supera el 42% anual, la industria y el consumo están en constante caída y desde diciembre pasado -cuando asumió el empresario- hay 2 millones de personas que han caído en la pobreza.

Y los inversionistas parecen estar concientes de dicha situación. Según un informe publicado por el Centro de Economía Política, solo han ingresado US$ 18 mil millones en inversiones durante la gestión de Macri, apenas un 14% de lo anunciado por el gobierno.