El grupo alemán, conocido en Chile por su inmortal eslogan “Si es Bayer, es bueno”, compró a la controvertida firma estadounidense Monsanto por un monto cercano a los 57.900 millones de dólares.

De esta forma, y de ser aprobada la operación, la fusión entre ambas empresas dará como resultado a la firma más grande en el mercado de las semillas y los pesticidas en… la Tierra.

Hoy por hoy -antes de que se concrete la compra- Bayer es más fuerte en el mercado de los pesticidas mientras que Monsanto hace lo suyo en el de las semillas, por lo que la compra parece ideal para ambas.

Hay que recordar que Monsanto es el controvertido referente mundial de las semillas transgénicas y los pesticidas y enfrenta, día a día, varias campañas en su contra por parte de grupos ambientalistas.

Se espera que para la segunda mitad de 2017, previo examen de los reguladores financieros, la operación quede saldada y la nueva compañía emerja.

Según pública El País, al formar a la empresa más grande del mercado mundial en el rubro de la agroquímica, la firma tendrá que hacer concesiones a los reguladores de la competencia, pues es un acuerdo que perfectamente podría llevar a la monopolización del mercado.