Primer concierto de la Nueva Canción Chilena

En julio de 1969, la Universidad Católica de la Reforma Universitaria, liderada por el único rector electo democráticamente en esa casa de estudios, Fernando Castillo Velasco, fue la sede del Primer Festival de la Nueva Canción Chilena, evento que justamente bautizó a ese movimiento cultural como tal.

En un evento conducido por el locutor y periodista de oficio Ricardo García, uno de los principales promotores de la Nueva Canción Chilena, se presentaron 12 compositores chilenos. El 12 de julio Víctor Jara subió al escenario a interpretar la “Plegaria a un labrador”, canción que terminaría ganando el concurso en empate con “La chilenera”, compuesta por Richard Rojas e interpretada en ese entonces por el Trío Lonqui.

 

Apedreado en el Saint George

“Cuando supe que Víctor Jara iba a cantar una canción en la cual ofendía a mi padre, le pedí al profesor Miranda que impidera eso, ya que le aseguré que yo reaccionaría violentamente en tal caso”, dijo Francisco Pérez Yoma en julio de 1969 a El Mercurio, en una nota llamada “Incidentes por penetración Marxista en colegio católico”.

El episodio se dio cuando, a solo meses de la masacre de Puerto Montt de 1969, Víctor Jara se presentó en el colegio Saint George. El público en el privilegiado establecimiento estaba polarizado, dividido. Algunos abucheaban, otros aplaudían. En algún minuto Víctor se enojó e interpretó “Preguntas por Puerto Montt”, canción que lamenta la masacre ocurrida en esa ciudad y que apunta sus dardos al ministro del Interior, Edmundo Pérez Zujovic.

“Usted debe responder, señor Pérez Zujovic, por qué al pueblo indefenso, contestaron con fusil (…) Ay que ser más infeliz, el que ordenó a matar, pudiéndolo evitar, una matanza tan vil. Puerto Montt, oh Puerto Montt”, dice la obra de Jara, que molestó visiblemente a Francisco Pérez Yoma, quien estaba entre el público. Él y sus amigos empezaron a apedrear al artista.

“Le pidieron a Victor Jara que no tocara esa canción por respeto a Francisco, pero el huevón la tocó y se fue de combo”, dijo en un reportaje en The Clinic un compañero de Pérez Yoma.

Según un reportaje de Juan Cristóbal Peña sobre los días de Jara en el Estadio Chile, titulado “La sangre de un poeta”, el episodio lo acompañó hasta ese entonces. “Así que tú eres el famoso cantante, ¿no?”, le preguntó un militar antes de empezar a golpearlo con especial violencia en el suelo, mientras le sacaba en cara el episodio del Saint George, ya que era el hermano de uno de los alumnos del colegio que quiso agredir al artista en 1969.

 

Perú 1973: Última presentación de la que se tiene registro

En julio de 1973 Víctor Jara se presentó en un íntimo concierto en la Panamericana Televisión de Perú, su última presentación registrada. Partió tocando “El Arado” -su primera canción como compositor- y “El hombre es un creador”.

“Nosotros a los que nos dicen ‘cantantes de protesta’, a pesar de que no estoy de acuerdo con ese término, creemos que el amor es lo fundamental”, partió diciendo para presentar su repertorio más amoroso, que incluyó “El Cigarrito”, “Te recuerdo Amanda” y “Cuando voy al trabajo”, canción que presentó como un tema que podría haber interpretado el obrero asesinado José Ricardo Ahumada Vásquez.

Posteriormente dio paso a canciones sobre “bandidos” – en el buen sentido de la palabra-, y con “El derecho de vivir en Paz” recordó al ex presidente de la República Democrática de Vietnam, el poeta Ho Chi Minh.Y así siguió el show de Víctor, que interpretó en la TV peruana sus temas con la misma sencillez que lo haría en su casa.

 

Su presentación junto a un sargento de la Fach el 10 de septiembre

El relato de esta presentación fue rescatado en una columna de Fernando Álvarez en Ciper, quien en esa época había gestionado un concurso de pintura para escolares de media y básica que tuvo dos ganadores y que fueron homenajeados junto a los mejores alumnos de las escuelas “URSS” de Santiago.

El evento se dio en la Escuela Básica URSS del sector Tejas de Chenas, San Bernardo, en un sector situado en medio de una población de suboficiales y funcionarios de la Fuerza Aérea de Chile. Por esta razón muchos de los niños de la escuela eran hijos de militares, y tal era el caso del mejor alumno de sexto básico.

Víctor Jara fue invitado a tocar al evento, y se mostró feliz de poder compartir con los niños. Según recuerda Álvarez, el cantautor pidió compañía para interpretar “El Hombre es un Creador”, ya que no podía tararear con la peineta y cantar al mismo tiempo -mucho menos pensando que además tenía que tocar la guitarra-. “¿Quién me acompaña?… ¡es tan fácil!”, preguntó Jara al público.

Ante eso el papá del niño de sexto grado premiado, un sargento de la Fach, se aproximó al escenario para interpretar el tarareo con la peineta. Víctor Jara lo miró con asombró y juntos interpretaron la canción.

En el camino de vuelta diría:

–Compañerito… ¡cómo voy a creer en conspiraciones, si aquí está el pueblo unido, vestido de uniforme y civiles, si somos todos lo mismo, sin divisiones!…