El alcalde de Recoleta hizo noticia esta semana por declarar que, si su partido se lo pide, estaría dispuesto a competir en unas elecciones presidenciales. En entrevista con El Dínamo, el comunista aseguró que fue “tergiversado”, porque él pretende “seguir siendo alcalde de Recoleta y cambiando la realidad de la comuna”, de cara a las próximas municipales.

Sobre la opción presidencial de Ricardo Lagos, dijo que podría apoyarlo con un programa de fondo, pero que hasta hoy “las señales que Lagos ha dado no calzan con el proyecto de transformación de la Nueva Mayoría y tampoco con la continuidad. Más bien, Lagos está en la oposición de la Nueva Mayoría. Él ha permitido que la derecha hable a través de él”.

“La autocrítica de Lagos ha sido muy débil y más bien se ha dedicado a criticar las transformaciones que hoy se están haciendo, pero no se han visto propuestas de cómo profundizar las transformaciones y cómo avanzar en la dirección que Chile quiere avanzar”, agregó.

Más polémico fue cuando se le preguntó por el Frente Amplio de izquierda, alternativa que se está levantando con fuerzas como Movimiento Autonomista, Izquierda Libertaria, Nueva Democracia y Revolución Democrática. “Las señales que dan estos grupos de Giorgio Jackson o Gabriel Boric no permiten mirarlos como socios estratégicos. Pongo como ejemplo el caso de Boric con el minuto de silencio. Me cuesta imaginarme un frente de izquierda con alguien que está dispuesto a homenajear a los escoltas de un torturador, asesino y ladrón. Falta mucha madurez”.

Sobre su ex compañero en el PC Cristian Cuevas, Jadue disparó con todo: “Los comunistas no nos ponemos sobre el colectivo y él ha dado un paso al costado de manera voluntaria porque cree tener más certezas que el intelectual colectivo. Eso es un problema que se debe analizar a la hora de pensar la izquierda, cuando todos estamos tan permeados con los idealismos y pensamos que somos los salvadores o que tenemos la razón por sobre 70 compañeros que piensan distintos, eso es más cercano al neoliberalismo que al pensamiento histórico de la izquierda que habla de unidad en la discusión y de unidad en la acción. La posición de cualquier proyecto personal es absolutamente innecesaria para un frente de izquierda y ese paso le cuesta a ellos”.