El día de ayer falleció el escritor, dramaturgo y librero Luis Rivano Sandoval, tan solo dos semanas antes de cumplir 87 años. Nacido en 1932, debió abandonar los estudios a los los 15 años, llegando hasta el puerto de San Antonio a trabajar. En 1952 ingresó a Carabineros, donde ejerció el rol de patrullero.

Fue allí que obtuvo la base para lo que se llama como “literatura de bajo fondo”, de la que también fueron exponentes Alfredo Gómez Morel o Luis Cornejo Gamboa. En 1965 Rivano publicó su primera novela, “Esto no es el paraíso”, donde retrató el mundo que conoció al patrullar en Santiago: la noche del centro de la ciudad, el barrio Matadero y lo que sucedía en los alrededores del Club Hípico.

El título de la novela se debió a un episodio que vivió Rivano cuando aún ocupaba uniforme. Según relató en 2010 a La Tercera, debió salir a reprimir protestas en dos oportunidades. La primera fue el 2 de abril de 1957, cuando armado de un casco y una carabina debió salir a controlar la revuelta llamada luego como “La batalla de Santiago”, motivada por el alza de las tarifas del transporte público. “Estuvo duro. Tuvo que disparar al aire para salvar de la masa a un oficial”, relató hace unos años. La segunda protesta fue en 1965 y, por casualidad, le dio el nombre al libro. “¡Apúrense! ¡Qué se han imaginado, que esto es el Paraíso!”, le gritó un mayor a los carabineros.

La publicación de “Esto no es el paraíso” motivó que Carabineros lo pasara a retiro con sólo 32 años. “No lo vi venir. No creí que lo iban a tomar tan en serio”, señaló en 2010 Luis Rivano. La novela retrata el abuso de poder en la institución, la corrupción, la noche santiaguina, la prostitución, la soledad y el compañerismo entre los oficiales. La Editorial Zig Zag no se atrevió a publicarla y Rivano debió autoeditarse. Debió esperar a 2010 para que una editorial lo publicara, cuando Alfaguara lanzó “Narrativa completa”, que reunió todas sus novelas y cuentos.