“Quiero acceder a la educación del Instituto Nacional y encuentro que es injusto que solamente los hombres puedan dar la prueba y entrar a él (…) Tanto hombres como mujeres somos iguales en una manera intelectual, no inferiores ni superiores, sino que iguales”.

Esa es parte de la carta que envió la joven Marina Ascencio al rector del Instituto Nacional, a la alcaldesa de Santiago y a la presidenta Michelle Bachelet. La niña de tan solo 11 años demuestra una claridad llamativa para su corta edad al denunciar la segregación de género que se da en nuestro país. El Instituto Nacional, con 203 años de historia, es el baluarte de la educación pública en Chile. Marina es la primera mujer en enviar una postulación al liceo emblemático.

Según informa hoy La Tercera, desde el Mineduc le respondieron a la joven que es el sostenedor del colegio quien debe pedir que se convierta en mixto el establecimiento.

“Si a su edad es capaz de notar lo que implica la educación sexista, y toma la decisión de manifestar su opinión sobre el problema, nosotros debemos acompañarla. Le hemos enseñado que hay que actuar frente a la discriminación, que es lo que ocurre en este caso”, aseguró el padre de la joven, Carlos Ascencio.

Por su parte, el rector del Instituto Nacional Fernando Soto, consultado por la carta de Marina, aseguró que valoran la misiva porque “ha servido de estímulo en este debate incipiente en nuestra comunidad”.

“La revisión de nuestro proyecto educativo requiere de la participación de todos los estamentos representados en el consejo escolar y, de ser necesario, un estudio de la ingeniería que se requiere para adaptar nuestra infraestructura, las respectivas inversiones que ello demandaría al sostenedor municipal y al Ministerio de Educación, la preparación de nuestros docentes y funcionarios y todas las etapas que, de manera progresiva, se deberían cumplir para un cambio tan trascendente en la historia de nuestro instituto”, agregó Soto.

Estadísticas del Mineduc dan cuenta de que tan solo el 4% de los colegios en Chile son exclusivos para un solo género. Para muchos, la mantención de escuelas exclusivas para hombres o mujeres es un reflejo de una educación profundamente sexista. “El Instituto Nacional se fundó para crear ‘hombres para la República’ y reforzar que ‘la historia la escriben los hombres’ (no apelando al genérico humano, sino al género masculino)”, aseguró la socióloga Camila Mella a La Tercera.

Según el sociólogo de la Univerisdad Alberto Hurtado Pablo Gómez, “si uno conversa con hombres egresados de estos colegios, ve que tienen una conducta con carga denigrante hacia las mujeres y a la diversidad sexual. Ahí se anida una relación machista y patriarcal”.