“Civiles y militares, Chile es uno solo”, había dicho hace apenas un par de meses atrás. La mañana del miércoles 19 de septiembre de 1990 el Presidente Patricio Aylwin Azocar se aprestaba a dar su autorización para que se llevara a cabo la Primera Parada militar tras el fin de la dictadura.

Augusto Pinochet ya no gobernaba el país, pero aún tenia mucho poder desde su cargo de Comandante en Jefe del Ejército. Desde ahí, hacía pesar su influencia en las Fuerzas Armadas, creando una tensión constante con la novel administración concertacionista. Y la Parada Militar fue uno de los momentos de mayor tensión de los primeros años del retorno a la democracia.

En dicha instancia, el general Carlos Parera Silva, en vez de solicitar el permiso de rigor al Presidente para dar inicio al acto, se limitó simplemente a realizar un saludo, agraviando la autoridad de Aylwin. El mandatario, con la mirada desconcertada, se mantuvo incólume y el desfile continuó su desarrollo normalmente, pero Parera no se la llevaría gratis: el general sería dado de baja al año siguiente por tal acto de desagravio.

Mira el video del impasse a continuación: