Terence Crutcher (40) se detuvo en medio de una carretera producto de una falla en su camioneta. Se bajó para ver qué ocurría cuando llegó la policía de Oklahoma.

La patrulla se acercó y a pesar de que tenía el hombre mantuvo las manos en alto en todo momento, fue muerto a balazos por la oficial Betty Shelby. Según cifras de The Washington Post, este año, son 171 los afroamericanos asesinados a manos de la policía.

Después de la ejecución y de la emisión de un video que fue clave para el esclarecimiento del hecho, las autoridades policiales reconocieron que el hombre no llevaba un arma y en su auto tampoco se encontraron ninguna.

En un principio y antes de la emisión del video, un vocero policial dijo que la víctima no obedeció las órdenes de los oficiales, cuestión que quedó claramente desmentida en el registro de la muerte de Crutcher.

A la luz de los antecedentes, organizaciones de derechos civiles, están exigiendo que se juzgue a Shelby por asesinato.

Advertencia, imágenes fuertes: