“100% Puro cuero”, dice el eslogan de una mueblería boliviana mientras se muestra a una mujer desnuda paseándose sobre varios sillones.

El comercial, burdamente sexista, es responsabilidad de la marca boliviana Corimexo y le ha valido una demanda de la organización Mujeres Creando por “violencia feminicida” y “violencia mediática”.

Según consigna Bío Bío, la demanda penal fue realizada en tres ciudades y está bajo el amparo de la ley Contra la Violencia hacia las Mujeres.

La activista Julieta Ojeda explicó que “esta publicidad es una incitación a la violencia contra las mujeres“.

En esa línea, el publicista Martín Díaz aseguró que la idea no es “criticar el desnudo de manera mojigata sino de hacer notar el mal gusto y la manera en que se usa el cuerpo de la mujer (…). Hacer publicidad va mucho más allá de llamar la atención. (Este video) es un producto que responde a la ley del mínimo esfuerzo”.

La empresa realiza esta campaña hace bastante tiempo y una de las primeras modelos en posar en sus sillones fue la pareja del alcalde de La Paz, Maricruz Ribera. Por lo mismo, los reclamos no son nuevos.

Ya en 2014 un estudio de la organización española Alianza por la Solidaridad, determinó que Corimexo, entre otras tres empresas bolivianas, utilizaban a la mujer de forma sexista para su publicidad.