Después del 15 de noviembre del 2012, la imagen de Guido Vallejos nunca volvió a ser la misma. Ese día, tras una larga investigación, su nombre fue vinculado a la llamada “Operación Heidi”, un procedimiento llevado a cabo por la Policía de Investigaciones que desbarató una red de explotación sexual infantil en Santiago.

Tras un juicio abreviado en el 11° Juzgado de Garantía, Vallejos aceptó los cargos de obtención de servicios sexuales por los que fue formalizado por el Ministerio Público. Pero su delicado estado de salud permitió que el creador de Barrabases cumpliera la pena de cuatro años privado de libertad en su hogar.

barrabasesse3

En la audiencia judicial, una de las víctimas aseguró que el dibujante les pedía desfilar y las toqueteaba. Vallajoe aseguró que nunca hubo un encuentro sexual con ninguna de ellas, argumento que lo llevó al juicio abreviado que lo condenó a cuatro años de libertad vigilada.

“Él era la única persona imputada con hechos distintos en la forma de comisión. Es decir, a él no se le imputaba acceso carnal a las menores de edad o tener relaciones con ellas. De hecho, sólo reconoció tocaciones y presencia de las menores en ropa interior a cambio de dinero”, reveló en esos años el fiscal del caso, Marcelo Apablaza.

“Venía por una niña mayor de edad, pagué 30.000”, dijo al enfrentar las cámaras. La pena de cuatro años que recibió Guido Vallejos recién la terminaría de cumplir a fines de este 2016.

Lee algunos tweets a continuación: