La Cámara de Diputados pidió a Capredena información clave para investigar posibles irregularidades en las altas pensiones en el mundo militar: una lista con todas las personas que han recibido pensiones que sobrepasan el límite legal (1,5 millones) desde 1998 hasta la fecha.

Sin embargo, Capedrena sólo entregó una lista con los funcionarios que recibieron como jubilación más del monto fijado por Contraloría. La Cámara cuestionó la diferencia de los datos y los pedirá nuevamente.

Sin embargo, todo sirve. En esos datos entregados, figuran ex funcionarios con millonarias pensiones que a su vez tienen vínculos familiares con generales en retiro del Ejército.

Leonardo Soto, presidente de las comisiones investigadoras unidas por las pensiones en el mundo uniformado, dijo que “nos llama la atención la vinculación familiar de algunos de ellos con personeros que pertenecían al alto mando de las ramas de las FF.AA. Es posible que haya habido una influencia para esas pensiones de privilegio. Eso es lo que investigaremos“, explicó.

Entre esas personas aparecen por ejemplo María Verónica Forestier Ebensperger, hija del general Forestier y cuñada del ex Comandante en Jefe del Ejército, hoy procesado por complicidad en violaciones a los DDHH, Juan Emilio Cheyre.

Otro caso es el de Patricia Fátima Ewing Pinochet, hermana del general (R) Alfredo Ewing Pinochet, ex jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, segunda autoridad del Ejército. Tal como indica La Tercera, Ewing Pinochet se hizo conocido cuando apareció dentro del grupo que modificó la palabra “dictadura” por “régimen militar” en los libros de historia para básica.

Su familiar, Patricia Ewing, recibe 4 millones y 868 mil pesos, fue también vicepresidenta de Capredena, por si le faltan cosas sospechosas al entuerto.