Fernando Paulsen, periodista que participó en la oposición a la dictadura cívico-militar en la revista Análisis, relató las dos veces en que fue condenado por los militares, en el programa Mentiras Verdaderas de La Red.

El periodista contó, eso sí, que nunca le ha gustado verse como una víctima respecto a estos casos porque se veía como algo perfectamente posible. “Cuando en la revista Análisis nos querellaban, respirábamos aliviados, porque la dictadura había elegido el camino legal para enfrentarte. Pepe Carrasco nunca fue querellado pero recibió 13 balazos en la cabeza. Por lo tanto, en esa situación uno no lo veía como algo demasiado malo porque había un proceso canalizado, visible, público“.

Paulsen reveló que el primer episodio ocurrió tras el caso Degollados cuando se supo que un grupo de Carabineros y civiles habían asesinado a Santiago Esteban Nattino Allende, Manuel Leonidas Guerrero Ceballos y José Manuel Parada Maluenda.

En ese momento, el exTolerancia Cero, reconoció que se dio su primer “gustito” en el periodismo. “Si es que hubo un momento en que yo me he dado un gustito, de rabia, de emociones fuertes, fue con esa portada donde estaba una foto del lugar donde encontraron a los degollados y yo puse la palabara asesinos cruzada en la portada. Yo entendí que era una opción que yo había tomado, que sabía el riesgo que implicaba”.

“Eso fue una forma de respuesta, después de todo lo que ocurrió, después de todo lo que se ninguneó a las víctimas, a los amigos, a los hijos de estas personas, tratando esto como lo que fue la operación Colombo, de que se mataron entre ellos… Yo quise dejar claro que aquí había un asesinato. Y desgraciadamente la foto del lugar, al fondo, tenía un carabinero”, contó.

“Y Carabineros se querelló y me fui preso y tuve una condena de 541 días, que no los cumples en cárcel si es tu primera condena. Firmé mucho tiempo hasta que vino la segunda situación”, dijo.

“Ahí yo era editor de la revista y un periodista hizo una nota sobre la compra de unos helicópteros Puma y SuperPuma para la Armada. Era trivial la nota, porque estaba basada en un boletín británico muy conocido de información de venta y compra legítima de armas”, explicó Paulsen. Sin embargo, hubo punto que no le gustó para nada a los militares.

“Iván (el periodista) detecta que en la información del boletín británico no calza el precio dicen que cuestan los helicópteros con el precio que se dice haber pagado por ellos y él insinúa que alguien tiene que dar una explicación por esa plata. Se querella la Fiscalía Naval y nos vamos los dos presos”, relató.

Puedes ver aquí el momento en que Paulsen cuenta cómo vivió esos momentos: