El viaje de Sebastián Piñera a Ecuador causó polémica. El ex presidente chileno fue invitado por Guillermo Lasso, candidato presidencial de la oposición. Las elecciones en Ecuador se realizarán a principios del próximo año y los dirigentes de la oposición ya preparan la campaña para desbancar a Alianza País, coalición de gobierno que llevó al economista Rafael Correa a la presidencia en 2006, tras años de neoliberalismo y gobiernos fracasados en el país, incluyendo tres presidentes que no terminaron su mandato desde 1990.

En el foro “Generación de empleo, un motor para el desarrollo”, Piñera disparó con todo contra Correa: “El Socialismo del Siglo XXI ha sido un fracaso porque parte de una ideología que no ha dado resultado en ninguna parte del mundo, de que el Estado es el gran protagonista, el gran creador de riquezas”.

“Ecuador, para reencontrarse con su destino, con su futuro, de libertades, de solidaridad, de oportunidades, tiene que hacer un cambio muy profundo”, agregó Piñera.

Por su parte, Rafael Correa no solo acusó de canallada los dichos de Piñera -que contradicen las alabanzas que él mismo dio en sus visitas a Ecuador como presidente chileno- sino que se encargó de presentar las cifras que contradicen al ex mandatario.

Comparando años de gobierno en que ambos presidentes coincidieron, en 2010 Chile creció 5,8% y Ecuador 3,5%. Pero el resto de los años, ecuador ganó la pelea en crecimiento del PIB. En 2011, Ecuador llegó a un 7,9%, en 2012 a un 5,6% y en 2014 a un 3,7%.

En desempleo, las cifras de Ecuador entre los mismo años siempre fueron más bajas a las chilenas. “¿Cuál es el modelo fracasado? Si le hemos hecho un paseo como socialismo del Siglo XXI con estas cifras”, dijo Correa, quien además definió al modelo chileno como neoliberal, aunque “ahora con Michelle Bachelet lo es con conciencia social”.

Después, Correa habló de la desigualdad, medida por el coeficiente de Gini. “Chile es de los países más ricos, pero más desiguales. En promedio el ingreso es alto, pero hay extremadamente ricos y extremadamente pobres. El promedio esconde muchas cosas”, afirmó el mandatario. Durante el gobierno de Piñera, Chile redujo 1,5 puntos de su desigualdad en coeficiente gini, quedando en 0,509. En el mismo período, el Ecuador de Correa disminuyó en 2,3, quedando en 0,477.

Por último, el líder de la Revolución Ciudadana presentó las cifras de apoyo. En 2010, Piñera entró al gobierno chileno con 58% y se fue en 2014 con 29%. Correa, en el mismo tiempo, pasó de un 58% en 2010 a un 73% en 2014.