Una protesta se registró durante la tarde de ayer lunes 26 de septiembre en las inmediaciones de la Corte de Apelaciones de Temuco y la Fiscalía Regional, emplazando a estas instancias judiciales por su responsabilidad en el encarcelamiento  a la autoridad tradicional Mapuche, Machi Francisca Linconao, en el denominado caso Luschinger – Mackay.

Cabe consignar que dos jueces de la república, por razones humanitarias, han concedido a la Machi la prisión preventiva con arresto domiciliario mientras dure el juicio “Luchsinger – Mackay”, sin embargo, inmediatamente, el Fiscal Alberto Chiffelle y querellantes, han apelado a esta medida y la han devuelto a la cárcel, a pesar de su crítico estado de salud, bajo la directa responsabilidad de una sala de la Corte de Apelaciones de Temuco, que incluye a su presidenta, la Ministra Cecilia Aravena López.

La Machi Linconao enfrenta un complicado estado de salud, con afectaciones como: gastritis erosiva antral crónica; hipertensión arterial crónica;  lumbago mecanopostural;  síndrome depresivo-ansioso; hombro doloroso leve; grave baja de peso, agregándose recientemente osteoporosis lumbar, con un alto riesgo de fractura, más osteopenia en ambas caderas, también con alto riesgo de fractura, de acuerdo a los antecedentes médicos proporcionados por su doctor, Dany Maldonado. Es por eso que actualmente se encuentra internada en el Hospital Intercultural de Nueva Imperial.

El caso de la Machi Francisca

La Machi Linconao había sido involucrada en el denominado caso Luchsinger MacKay el año 2013, siendo allanada, detenida, comprobándose inmediatamente su inocencia razón por la cual, incluso, ganó un juicio contra el Estado chileno, sin embargo, bajo la insistencia de poderes fácticos de la región de La Araucanía, con la complicidad de sectores del Ministerio Público, se insistió en su detención e investigación este 2016, con arresto carcelario, obstruyéndose  la posibilidad de que ejerza sus prácticas religiosas espirituales que requieren su conexión con las energías y rehue de su territorio, como también, por razones humanitarias, ante su deteriorado estado de salud, que las medidas cautelares las cumpla con arresto domiciliario, sin embargo, con absoluto ensañamiento contra ella, se ha establecido por ciertos operadores de la justicia que es un “peligro para la sociedad” bajo ciertos criterios de la Ley antiterrorista.

En septiembre del 2009 tribunales de alzada sentenciaron a favor de la Machi Linconao por tala ilegal de árboles y arbustos nativos en contra de la Sociedad Palermo Limitada de la familia Taladriz,  por infracción del artículo 5 de la Ley de Bosques y el Convenio 169 de la OIT, ya que se talaban árboles dentro del perímetro de 400 metros más próximos a tres manantiales cuyos nacimientos estaban en los cerros del sector, violando “Menokos” -humedales donde habitan fuerzas sagradas de la Naturaleza en la creencia Mapuche, y destruían variadas plantas medicinales. Se trató de la primera aplicación del Convenio 169 en Chile, que en su artículo 13 obliga al Estado a respetar tierras, territorios y reglas espirituales de los pueblos nombrados como “indígenas”, razón por la cual la Red de apoyo a la Machi Linconao, la reivindica como una defensora de la tierra, el medio ambiente y su cultura, “pues ella fue capaz de presentar el primer precedente de esta causa en Chile”, señala la Red, estimándose que el montaje judicial en su contra, obedece a una suerte de venganza y también de desviar la atención sobre situaciones de conflicto que involucra territorios ancestrales.