Mañana se reunirán por primera vez los 45 nuevos consejeros nacionales de la CUT. Ellos son los que el Colegio Electoral Nacional de la multisindical dio por ganadores en las polémicas elecciones que se realizaron entre el 25 y el 31 de agosto pasados. El 26 de ese mes, El Desconcierto dio a conocer el mecanismo mediante el cual, según acusan distintos sindicatos, se habría inflado el padrón electoral en los últimos meses previos a la elección. Se trata de un “pago englobado de cuotas”, que consiste en pagar las cotizaciones de las organizaciones sindicales a cambio de poder incluir más socios de los que ya tienen. El sindicato gana al poder ahorrar fondos para sus actividades propias y, quien realiza el pago englobado, asegura aumentar la cantidad de dirigentes que votan y sus preferencias. Una forma de clientelismo sindical que ha sido criticado por numerosas organizaciones, como la Confederación Bancaria, parte del movimiento No Más AFP, o la Unión Portuaria, que se han restado paulatinamente de la CUT.

Es mediante este”engorde” que se modifica la cifra repartidora a través de la cual se definen los ganadores de las elecciones CUT. A más de tres semanas de finalizadas las elecciones, el Colegio Electoral Nacional, controlado por los sectores de Arturo Martínez (PS) y Bárbara Figueroa (PC), aún informa cuál fue la cifra repartidora que con 706.248 votos otorgó el triunfo a Martínez y sus 19 consejeros electos, seguidos por la lista de la actual presidenta de la multisindical con 16 y la de Nolberto Díaz (DC) con 8. La mesa ejecutiva de la entidad ya asumió (ver lista de integrantes) y tuvo una reunión, declarando como urgente que en el Consejo Nacional de mañana se den las directrices para un Congreso de la multisindical que relegitime su estructura.

El pasado 15 de septiembre se supo que el Primer Tribunal Electoral de Santiago declaró admisibles las dos impugnaciones presentadas: la primera por la Lista A, “A recuperar la CUT para los trabajadores”, liderada por Andrés Giordano (IND, Sindicato Starbucks), quien resultó electo como consejero nacional, y la segunda por la Lista C de Nolberto Díaz (DC, Sindicato ENAP). Sin embargo, pese a la impugnación, se espera que el próximo 28 de septiembre se consolide el acuerdo entre Bárbara Figueroa y Nolberto Díaz, que reeditaría la situación de 2012 que relegó a Arturo Martínez a un rol terciario al acostumbrado en los doce años en que estuvo a la cabeza de la organización.

De todas formas aún resta dilucidar si, en caso de que el Tribunal Electoral declare como inválidas las elecciones y ordene repetirlas, esto se haría con el mismo padrón electoral. Según pudo corroborar El Desconcierto este es el principal problema, puesto que presenta diferencias de hasta 144 mil socios, y dado que cada socio vota por dos preferencias, esto equivale a 288 mil votos, un 41% del universo anunciado por la CUT.

new-piktochart_842_8e9b0babbe276bdf7fe7938bd02c88dc2e96b3ee

Las pruebas de la adulteración

La diferencia entre los registros estatales y el padrón electoral de la CUT es de gran magnitud. Mediante el análisis aleatorio de agosto este medio constató diferencias de hasta de 18.073 socios en una sola confederación. Sin embargo, gracias al cruce de datos entre el padrón electoral entregado por el Consejo Electoral Nacional y la información disponible en el Sistema Informático de Relaciones Laborales (SIRELA), realizado a través de una plataforma dinámica en lenguaje PHP (Pre Hypertext -processor), se constata que los 144 mil socios de diferencia se concentran en organizaciones sindicales del sector privado.

En el padrón electoral CUT 470 organizaciones sindicales aparecen con más del doble de los socios que registran en SIRELA. Dentro de ese grupo hay 48 organizaciones que registran más de 10 veces su tamaño en el padrón de la CUT, llegando en los casos más extremos al 5.900% de inflación del padrón. Otras 10 organizaciones no registran socios en SIRELA, sin embargo, aparecen en el padrón con hasta 3.000 socios y suman un total de 8.336 votos.

Además, según el decreto ordinario nº2914 de la Dirección del Trabajo (ver aquí) en el padrón de la CUT aparecen al menos 14 organizaciones que se encuentran en receso (sin directiva vigente), 3 que no aparecen en los registros, y 2 disueltas. Entre ellas suman 8.530 socios. Por último, cerca de 50 organizaciones registran por lo menos más de 500 votos inflados. La organización que mayor diferencia tiene es el Sindicato Nacional de Trabajadores Independientes, Ambulantes del Transporte y Anexos, con 3275 socios adicionales o de diferencia.

El nuevo consejo nacional de la CUT en medio de la negociación del sector público

La adulteración no es algo nuevo, según denuncian sedes regionales de la CUT como Valdivia o Valparaíso, sino que una práctica generalizada desde hace al menos dos elecciones. En estos comicios las adulteraciones de padrón beneficiaron a tres listas: la C, de Nolberto Díaz, la E de Bárbara Figueroa y la F de Arturo Martínez, quienes tendrán las mayorías en el primer Consejo Nacional Ejecutivo de mañana. Así, el 46,6% de este órgano está asociado a irregularidades en las elecciones de agosto pasado:

Revisa el listado de consejeros nacionales electos relacionados con irregularidades durante las pasadas elecciones aquí.

El día de ayer, lunes 26, los representantes del Ministerio de Hacienda se reunieron nuevamente con la Mesa del Sector Público, conformada por 15 gremios de funcionarios del aparato estatal (ANEF, AJUNJI, Colegio de Profesores, Confemuch, Confenats, FENATS Unitaria, FENATS Nacional, Fenpruss, Fentess, Fenfussap, Antue, Fenafuch, Fenafuech, Confusam y Asemuch), más dos representantes de la CUT: Bárbara Figueroa y Carlos Insunza.

El pasado 20 de septiembre un grupo de dirigentes sindicales disidentes del presidente de la ANEF, Raúl De la Puente, sumados a dirigentes de la Unión Nacional de Trabajadores a Honorarios del Estado, se manifestaron fuera del Ministerio de Hacienda. Desde la disidencia de la ANEF resienten que sean dirigentes validados a través de elecciones tan cuestionadas quienes lideren las negociaciones para el reajuste del sector público 2016, mientras que los honorarios critican que sea la Mesa del Sector Público y la CUT quienes negocien los traspasos de trabajadores a honorarios.

Para Jimena Aguirre de la ANEF, “el Gobierno que se equivoca sentando a la mesa de negociación a aquellos dirigentes que han enlodado la representación de las y los trabajadores de Chile en una elección fraudulenta y que no son los dirigentes de la CUT quienes queremos que nos representen”.

Las divisiones al interior del movimiento sindical fortalecen en esta pasada al ministerio de Hacienda, quien ha ofrecido sólo un 2,9% nominal de ajuste versus el 7,5% planteado por los trabajadores. En tanto, en Tribunales se verán dos hechos clave para los trabajadores en el 2017: la validez de las elecciones de la CUT y la definición de los servicios mínimos para la huelga empresa a empresa, sin que hasta el momento haya claridad de quiénes encabezarán tales procesos.