En un gesto político, el Festival de Cine de Valdivia decidió acoger la muestra de cine “Primeras Naciones”, que aborda el cine realizado por cineastas de pueblos originarios de todo el mundo. Ahí, se da un encuentro multicultural que busca propiciar un espacio para la reflexión en torno a la condición -muchas veces olvidada- de pueblo plurinacional.

Otro gesto político es su nombre: “Primeras Naciones”, con el cual se busca subsanar o entregarle un sinónimo a lo que su organizador, Francisco Huichaqueo considera un error o una omisión consciente por parte de la historiografía. Plantea que por mucho que guste la palabra pueblo, bautizándolo así se reivindica a estas primeras naciones que hoy conviven y combaten por la protección de su entorno y tradiciones en un contexto que muchas veces busca hacerlos a un lado.

Huichaqueo es un cineasta y artista visual nacido en Valdivia, tierra mapuche y ancestral. Buscando hacerse cargo de eso fue que le propuso a los directores del festival que, en lugar de mostrar cada tanto filmes con temática indígena, crearan un espacio que se concentrara exclusivamente en exhibir esas cintas, y generar espacios de discusión y encuentros comunitarios en torno al tema.

El primer año se mostraron solo obras de Huaichaqueo. La idea funcionó a cabalidad y tres ediciones más tarde ya se han generado instancias como conversatorios de poesía dirigidos por Elicura Chihualaf.

El año pasado se homenajeó a Alanis Obomsawin, descendiente de los Abenak, una de las seis primeras naciones canadienses. Ella es una de las figuras más emblemáticas del cine de factura indígena y, tras su visita al festival, se acercó a comunidades mapuche que están intentando recuperar sus tierras, documentando en ese primer acercamiento los problemas que han causado en su entorno -especialmente vinculados al agua- que ha causado la llegada de las hidroeléctricas.

Este año en la muestra se estrenará “Alas de Mar”, cinta dirigida por el chileno Hans Mülchi, quién viene elaborando un importante trabajo en torno al legado de las personas sobrevivientes al genocidio kawésqar. Como una de las invitadas a las instancias de encuentro y conversación, estará Celina, una de las protagonistas de la película.

Una selección basada en el instinto

Con su obra cinematográfica Huaichaqueo ha recorrido distintos festivales internacionales, como el ImagineNATIVE de Canadá, o el Festival de Cine Latinoamericano de Tolouse. Que su nombre se conozca en esos círculos facilita que lleguen a sus manos cientos de películas que evalúa antes de ver si exhibir o no dentro de la parrilla del festival. Aunque de todas formas, para él la acción de buscar estas películas resulta fundamental, rigiéndose siempre por “el instinto del espíritu, más de que de la razón” para escogerlas.

Otro criterio que busca en las películas es que de alguna forma se refieran a los Derechos Humanos, el derecho a salvar la tierra, el rescate de las lenguas y tradiciones, y las problemáticas políticas a las que se ven enfrentadas estas naciones originarias ante un capitalismo aplastante. Para el programador, estas temáticas son siempre transversales, afirmando que “en Chile las comunidades del norte son asediadas por la contaminación de la minería, en el sur es el agua con las hidroeléctricas o las forestales”. La resistencia no tiene fronteras. Tradiciones, defensas territoriales y una espiritualidad distinta a la occidental son el hilo que recorre los relatos que se hacen presentes en la muestra primeras naciones.

primeras-naciones-alas-de-mar

“Para nosotros lo fundamental es la calidad. Las cuatro películas que se exhibirán este año son muy certeras”, cuenta Francisco. El programador de esta muestra no se autodenomina curador y cuenta que aun no logra traducir o encontrar una palabra que refleje el proceso de búsqueda y selección que hace, solo que lo mueve el instinto y la búsqueda de historias que conmuevan. “No busco solo denuncias, busco películas que tengan sensibilidad y que conquisten el corazón de la gente”, afirma Huichaqueo al explicar que Pimeras Naciones no responde a las lógicas de un cine panfletario. Solo a través de esta sensibilidad, se logra cumplir su verdadero objetivo: “Tocar fibras en los poderosos de la cultura dominante el poder. Los cuestiona, los pone en posiciones incómodas y los deja en ridículo”, remata.

Estas son las películas que se exhibiran en la versión 2016:

Alas de mar, de Hans Mülchi (Chile, 2016): Celina y Rosa, dos de las pocas personas vivas de la etnia Kawésqar, vuelven a los mares donde navegaron en canoa antes de ser trasplantadas a Occidente. Las acompañan Cristoph y Marcia, científicos suizos a quienes enseñan su mundo de ballenas y icebergs. En la travesía, el cineasta intenta retratar a los Kawésqar con dignidad, después de las muchas puestas en escena en que han sido vulnerados.

Sábado 15 de Octubre  |  15:00 hrs.  |  Cine  Club Uach. Domingo 16  de Octubre  |  11:15 hrs.  |  Cine Club Uach

Hija de la Laguna, de Ernesto Cabellos (Perú, 2005): En un punto álgido de de la fiebre del oro en Perú, Nélida, una mujer de los Andes que habla con los espíritus del agua, emplea sus facultades para enfrentarse a una minera que amenaza con destruir la laguna que ella considera su madre.

¿Para dónde se fueron las golondrinas?, Mari Correa, (Brasil, 2015): El clima está cambiando, el calor sube. Los indígenas Xingu observan las señales en todas partes. Los árboles ya no florece, el fuego se extiende quemando el bosque. Los frutos del huerto se estropean antes de crecer. Los Xingu se preguntan cuál será el futuro de sus nietos.

Ambas serán proyectadas el domingo 16  de Octubre  |  15:00 hrs.  |  Cine Club Uach

Dauna, lo que lleva el río, de Mario Crespo (Venezuela, 2015) : Dauna se enfrenta a las convenciones de una cultura milenaria. Arrastra consigo la marca de ser diferente y el dilema: escoger entre amar a Tarcisio, con las responsabilidades que eso implica, para una mujer warao, o por el contrario, seguir su vocación a riesgo de de pagar las consecuencias.

Viernes 14 de Octubre | 11:15 hrs. | Cine Club Uach.