El libro de educación sexual “100 preguntas sobre sexualidad adolescente” sigue causando escozor en los sectores conservadores del país. Editado por la Municipalidad de Santiago y patrocinado por el Ministerio de Salud, el manual ilustrado está destinado a alumnos de liceos de la comuna y alude a tópicos como la masturbación, la protección del embarazo, la diversidad y la afectividad.

Justamente a uno de los que molestó el documento fue a Manuel José Ossandon. Consultado al respecto por Bio Bio Chile, el senador por Santiago Oriente manifestó en que “eso para mí no es educación sexual. Para mí, el sexo anal, como dicen, no es sexo. Eso es otra cosa. Yo no sé si están tratando de meter alguna ideología o algo”.

La reflexión de la eventual carta presidencial de Chile Vamos se enmarca en dichos del libro tales como que “la pastilla del día después no es abortiva”, lo que a su juicio tendría una carga ideológica con la que muchas familias no estarían de acuerdo.

Según Ossandon, una correcta educación sexual no debe incluir la práctica del sexo anal. El senador agrega que “hay que súper cuidadosos, con el respeto a la educación de cada persona” y debe tener un lugar primordial las creencias de los padres. También pidió considerar la edad de los niños o jóvenes que reciben la educación antes de abordar estos temas y llamó a no caer en la “deformación sexual”.

“Mi experiencia dice que algunos programas que se hicieron, cuando por lo menos yo era alcalde de Puente Alto los hizo el Ministerio de Salud, llegaban a los colegios y terminaban despertando y enseñando cosas, las niñas estaban jugando a las muñecas y les estaban hablando de cosas que no entendían”, finalizó.