Toda una polémica causó en Ecuador una entrevista que dio el periodista chileno Patricio Mery con el el programa Contacto Directo de Ecuavisa, conducido por el periodista Alfredo Pinoargote.

En el intercambio, Mery alabó el gobierno de Rafael Correa, lo que exasperó al conductor, reconocido opositor del mandatario ecuatoriano. El tono fue subiendo de nivel, con el chileno reconociendo la estabilidad política y económica del país bajo el gobierno de Alianza País y con el periodista criticando la elevada tasa de impuestos en Ecuador. Eso, hasta que Pinoargote perdió los estribos y sacó a la luz la dictadura de Pinochet, según consigna El Telégrafo:

Pinoargote: Pero Chile estuvo estable con Pinochet también durante muchos años…

Mery: Perdón, pero mataron a 3.000 personas…

Pinoargote: Pero era estable, era estable…

Mery: Usted va a comparar una democracia elegida por los votos, con una dictadura que mató a 3.000 personas…

Pinoargote: Yo no las comparo, pero si hablamos de estabilidad hay que ver en qué consiste…

Este comentario alusivo a una de las dictaduras más cruentas en la historia de América Latina provocó el repudio de tuiteros:

La situación provocó una inmediata reacción en Ecuador con duras críticas al periodista. Por eso, ayer salió en el mismo programa a dar explicaciones de sus dichos. Aseguró que “jamás dije ni he dicho como periodista una sola palabra de elogio a esa dictadura criminal”.

Pero en la explicación, el periodista aprovechó -nuevamente- de criticar el gobierno de Rafael Correa. Aseguró que con estabilidad se refería solamente a gobiernos que habían pasado mucho tiempo en el poder, en lo que construían escuelas, hospitales, carreteras, etc. “La otra cara de la estabilidad y de las grandes obras materiales es el respeto a los derechos fundamentales de los seres humanos“, agregó. Estos se verían afectados por “gobiernos autoritarios, con ropajes democráticos” que, “no ametrallan al pueblo en las calles, pero cometen un genocidio moral de la sociedad civil“.

“La estabilidad es una proteína política cuyo exceso produce coágulos en el sistema circulatorio de la alternancia. Bloquea las arterias coronarias del poder, infarta y mata a la democracia”, finalizó.

La respuesta en el mismo programa vino -probablemente- para evitar una sanción de la Superintendencia de Información y Comunicación. Antes ya le había pasado lo mismo a Pinoargote, quien en 2014 fue acusado de “denigrar al pueblo afroecuatoriano y a las personas con diversa orientación sexualdurante una entrevista con la diputada Alexandra Ocles. Entonces, la Supercom obligó a Ecuavisa a realizar una disculpa pública en el mismo programa.

Sin embargo, al hacerlo, el conductor volvió a la carga: “Hay un ambiente o un sistema de restricción a esa libertad (de expresión)”, dijo.

Pinoargote es un declarado opositor a Correa. Tras la aprobación de la Ley de Comunicación en 2013, la misma que permitió las sanciones contra el periodista, aseguró que “el periodismo ecuatoriano no se ha inclinado nunca ante las tiranías”. Se trata de la misma persona que desde los 90 ofició en distintos puestos diplomáticos para los gobiernos neoliberales que dominaron en Ecuador hasta el 2007.