En un punto de prensa en La Moneda, Michelle Bachelet decidió dar un paso atrás en la querella que había interpuesto contra la revista Qué Pasa, de Copesa.

La presidenta dijo estar satisfecha con la sanción del Consejo de Ética de los medios de comunicación a propósito del reportaje de la revista de Álvaro Saieh, donde se reproducían textualmente audios de Juan Díaz, operador de Caval, donde aseguraba que la presidenta recibiría 1.000 millones de pesos por el negocio.

Bachelet dijo que tomó en cuenta “que esta resolución de medios de comunicación en Chile era contundente. La revista ha sido sancionada y con eso yo me doy por satisfecha“.

Bachelet agregó que su “objetivo no era afectar a los periodistas ni ganar dinero. No creo que haya sido un error” y dijo que “en Chile tenemos que hacer un periodismo serio y riguroso”.

Cabe destacar que a mediados de este mes, el Consejo de Ética de los Medios de Comunicación sancionó a la revista del magnate por “faltar a la ética” en dicho artículo.

La respuesta de Qué Pasa

El abogado del semanario de Copesa, Pablo Gómez, reaccionó ante la decisión presidencial arguyendo que desde Palacio intuyeron una pérdida en el juicio.

“La querellante no quiso ir al juicio, no tuvo confianza probablemente, pensó que lo iba a perder (…). Se dio cuenta a lo mejor que su pretensión era descabellada y en buenas cuentas renunció a llevar este asunto a los tribunales”

“Era descabellada desde un punto de vista legal, resultado de una pataleta porque no le gusta la noticia pero no tiene ninguna relación con un actuar de mala fe o ilegal de los querellados” agregó en diálogo con CNN Chile.

En cuanto a la resolución del Consejo de Ética de los medios de comunicación, Gómez dijo no estar de acuerdo con la sanción.

De partida fue dictada por dos miembros que fueron inhabilitados por haber expresado públicamente antes de dar a conocer el asunto su opinión adversa al medio Qué Pasa. De manera tal que en ese caso no se respetó el principio de imparcialidad de los jueces”.