En entrevista con La Tercera el ex secretario general de la OEA se refirió a su intensa agenda de apoyo a los candidatos a alcalde y concejales de la Nueva Mayoría, recorriendo cinco comunas. Pese a que niega ser un precandidato presidencial, declarando que “no voy detrás con un letrero que diga: ¡se siente, se siente, Insulza presidente!”, Insulza sí se refirió a dos que ya iniciaron la precampaña presidencial al interior de su coalición: Alejandro Guillier y Ricardo Lagos: “mi partido dijo que iniciaría este proceso después del 23 de octubre y yo voy a atenerme a eso”, agregando que “es un poco prematuro lo de las campañas, lo digo francamente. No le hace bien a nadie, ni siquiera a los candidatos, lanzarse tan pronto”. Sobre Guillier, en particular, opinó que “en materia política nos falta conocer muchas de sus ideas. Ha planteado ideas fuertes del tema de la descentralización, pero no le conozco muchas otras”.

Consultado al respecto de la carrera presidencial en el oficialismo, Insulza se mostró partidario del mecanismo de primarias abiertas, pudiendo participar también los militantes de la Nueva Mayoría, de otros partidos y la gente independiente. Aún así, reconoció la posibilidad de que el Partido Socialista logre un acuerdo político y se cuadre detrás de un candidato de consenso. 

“He manifestado mi disposición a competir en caso de que las normas lo permitan y que lo vea como una necesidad, porque a la gente le parece bien. El ser precandidato, es decir, el que se inscribe para una primaria, y ser representante ante La Haya es incompatible en el tiempo, porque uno no puede estar dedicado al juicio internacional y a una candidatura presidencial. El mismo día que yo decida declarar una candidatura presidencial dejaré de ser agente”, señaló Insulza respecto a su rol representando a nuestro país ante la Corte Internacional de La Haya.

El ex secretario general de la OEA deslizó una crítica opinión del estado de la Nueva Mayoría: “la Concertación era una coalición con sentido estratégico, tenía una línea, ideas fuerzas, pero esta coalición no ha tenido las ideas fuerzas para gobernar” y apuntó a la identidad “de marca”: “su nombre está un poco desprestigiado, habría que cambiarlo, sería casi un acto de oportunismo, pero la verdad es que yo creo que sí.”