Luego de que el pasado 23 de septiembre el Parlamento polaco votara a favor de una prohibición total del aborto, una ley similar a la chilena que criminaliza a las mujeres que abortan y los equipos de salud que las ayuden con hasta 5 años de cárcel, las mujeres polacas no se quedaron tranquilas. Decidieron parar el país, inspiradas en la famosa huelga general de mujeres de Islandia, el 24 de octubre de 1975, cuando el 90% de las islandesas se plegó a una movilización, dejando de cuidar a sus hijos e hijas, abandonando las tareas domésticas y puestos de trabajo y saliendo a la calle exigiendo igualdad.

La ley a la que se oponen las mujeres polacas fue ingresada por el partido Ley y Justicia, de tendencia ultracatólica, que también han solicitado la prohibición de la pastilla del día después. Desde las primeras de hoy se han lanzado a la calle vestidas de negro con pancartas a favor del derecho a decidir y en contra del fanatismo religioso. Mujeres de todo el mundo han apoyado mediante las etiquetas   en Twitter: