Según informó hoy el diario Pulso, el pasado 23 de septiembre, un oficio reservado llegó hasta todas Administradoras de Fondos de Pensiones que conforman el sistema hoy. Allí, la Superintendencia de Pensiones les informó de “incidentes que afectan a la seguridad de la información en  las AFP, los que han permitido que se materialicen giros indebidos desde cuentas de ahorro voluntario y que se extraigan certificados de cotizaciones de cuentas personales, los que luego son utilizados en el sistema bancario para requerir créditos de consumo u otro tipo de producto, a nombre de los afiliados involucrados”. Según Pulso, el organismo regulador alerta de que los incidentes detectados no son hechos aislados.

 

Así, la superintendencia solicitó a las AFP investigar tales denuncias y les solicitó un informe que debía ser entregado el viernes, donde las administradoras debían rendir cuenta respecto a su registro de casos similares, seguridad informática, vulnerabilidades en sus propios sistemas, monitoreo de transacciones virtuales y estudios de vulnerabilidad de sus páginas web.

En declaraciones a Pulso, la Superintendencia explicó que continuarán con la investigación, y que esta puede concluir en “reforzar los controles si detectamos vulnerabilidades”, además de recomendar a los usuarios cambiar constantemente sus claves de acceso, mantenerlas reservadas y en caso de detectar algo extraño, comunicarse con su AFP.