Ante el actual estado del proceso de paz en Colombia, nuestro partido:

– Reafirma su compromiso por la paz con justicia social en Colombia y su solidaridad irrestricta con los movimientos políticos y sociales que luchan por ella.

– Rechaza las intenciones de la oligarquía y de sus operadores políticos de renegociar “a la baja” lo ya acordado en La Habana aprovechando la situación de fuerza en la que se sienten tras el resultado del plebiscito, torpedeando así las posibilidades de apertura democrática en el país.

– Sostiene, por tanto, que cualquier escenario de diálogo nacional que se inicie debe ser sin exclusiones, representando no solamente a los diferentes intereses y visiones del establishment, sino a las diversas franjas del pueblo, a las regiones, a los indígenas, a los afrodescendientes, a las mujeres, a los trabajadores formales e informales, a los campesinos… y a todas las expresiones políticas del país. Frente a la re-edición de un nuevo Frente Nacional excluyente, un Diálogo Nacional inclusivo.

– Anima a las fuerzas democráticas, progresistas y de izquierda chilenas a asumir un papel activo en el proceso, a la altura del rol de Chile como país acompañante, y hacer bandera de la participación protagónica y activa de la sociedad colombiana en la construcción de la paz, presionar por el desbloqueo de la Mesa con el ELN, acompañar los esfuerzos por el respeto de los acuerdos de La Habana y denunciar la persistencia del fenómeno del paramilitarismo y del terrorismo de Estado, para avanzar hacia una paz estable y duradera basada en la justicia social, la reparación y la no repetición.

Por una Colombia digna y soberana

Por la amistad entre los pueblos y la integración continental

La paz con justicia social vencerá

Izquierda Libertaria