La justicia determinó una orden de detención contra Gaspar Rivas luego que este no se presentara en el Centro de Justicia a una audiencia de conciliación con Andrónico Luksic.

Hay que recordar que Rivas fue querellado por uno de los hombres más ricos del país porque, en medio de una sesión del Congreso, lo llamó “hijo de puta” y “delincuente”.

Media hora después de lo acordado, a eso de las 11:00 horas, el diputado llegó al Centro de Justicia cuando ya pesaba en su contra la orden de detención. Allí argumentó que no alcanzó a llegar desde su casa en Los Andes por el tránsito.

Esto (el retraso) es un imprevisto, un imponderable. Aquí estoy, atrasado algunos minutos, el querellante (Luskic) se retiró, es su derecho retirarse si él lo desea, pero aquí estoy yo dando una explicación plausible y que ustedes mismos, como periodistas, van a verificar: el tremendo taco que había al ingreso de Santiago, a la altura del Peaje Las Canteras”, dijo a Cooperativa.

En todo caso Rivas aclaró que no tiene intención de llegar a una conciliación con el magnate.

Por su parte, el dueño de Canal 13 y CCU, entre tantas otras empresas, aseguró ante la prensa que le “hubiera gustado que se hubiese iniciado este proceso. Hemos llamado a conciliación, estamos de buena fe y con el mayor propósito de que, ojalá, esto pudiera tener un término razonable“, dijo Luksic.

Su abogado agregó que el retraso de Rivas es “una nueva falta de respeto, porque estaba notificado en forma personal hace más de 10 días (…) ni siquiera respeta a los tribunales”.