Denunciando que en Chile las personas trans “son perseguidas, secuestradas, golpeadas, violadas, asesinadas y maltratadas”, miembros del Movimiento por la Diversidad Sexual MUMS se tomaron hoy la sede de la Unión Demócrata Independiente, demandando la aprobación de la Ley de Identidad de Género, que mejoraría la vida de las personas con identidades trans. “Muchas de ellas viven en condiciones de extrema precariedad producto de la violencia que no garantiza el derecho a la salud, a la justicia, a la educación, a la vivienda, ni al trabajo. Es por ello que exigimos al Estado que nos reconozca como ciudadanas y ciudadanos, que asuma su responsabilidad en la vulneración de nuestros derechos e implemente acciones efectivas de reparación, como la pronta aprobación de la ley de identidad de género”, señalaron en un comunicado.

“Hoy, Chile NO posee ley de identidad de género: se vulnera el derecho a la identidad de las personas transgénero, transexuales e intersexuales al no garantizar el derecho a poseer documentos de acuerdo a su identidad de género. Las identidades Trans NO son una enfermedad, no nos pueden impulsar a la mutilación para ser reconocidas/os como seres humanos. El Estado no puede exigir operaciones de reasignación de sexo para otorgar el reconocimiento del derecho a la identidad”, exigieron en las afueras del conservador partido.

Además, repudiaron a la senadora UDI Jaqueline Van Rysselberghe como presidenta y miembro de la comisión de derechos humanos del Senado, espacio donde se debatía la Ley de Identidad de Género, por su oposición al avance de la discusión del proyecto de ley. “Bien sabemos que la actitud de Van Rysselberghe es la posición política histórica del partido de ultra derecha UDI, cuyos miembros han vulnerado sistemáticamente los derechos humanos sobretodo en dictadura, e insisten en el no reconocimiento de los derechos de las personas que no pertenecemos a las sexualidades hegemónicas y exigimos el respeto por los Derechos Humanos”, explicaron desde el MUMS.

Este proyecto fue comprometido como prioridad en su cartera de gobierno desde la campaña presidencial de 2013 por la entonces candidata Michelle Bachelet. Así, desde el MUMS interpelaron al Senado a aprobar el proyecto de Ley de Identidad de Género, el cual fue despachado a la cámara el día 12 de septiembre del año en curso.