Una de las coordinadoras de la Unión Nacional de Centros de Estudiantes de Paraguay, UNEPY, Dahiana Brizuela, fue víctima el pasado 28 de septiembre de dos delincuentes que entraron a su casa e intentaron matarla, recibiendo tres impactos de bala en la pierna. En junio pasado, Dahiana Brizuela participó en una toma que se realizó en la supervisión departamental de su zona, Itapúa, y durante esa lucha recibió tres amenazas desde números privados.

A través de su fanpage, la Unepy expresó su repudió hacia lo ocurrido. Ya en varias ocasiones, la UNEPY ha denunciado en redes sociales y a las mismas autoridades educativas la existencia de “una suerte de proto-mafia que se está apoderando de los recursos de la educación y que en muchas comunidades ha instalado un pacto de complicidad y de silencio que acomuna a políticos locales, supervisores y directores de colegios, todos unidos para seguir robando a los estudiantes y a todo el Paraguay”, critica.