El Partido Revolución Democrática de Chile extiende sus máximas muestras de apoyo, frente a los sorpresivos resultados del plebiscito celebrado en Colombia, el pasado domingo 02 de octubre.

Este ejercicio de refrendación protagonizado por el pueblo colombiano, nos deja innumerables aprendizajes tanto para nuestro país, como para nuestra región latinoamericana. Al respecto, reflexionamos y manifestamos lo siguiente:

-Lamentamos profundamente el triunfo de la opción NO en el plebiscito que buscaba terminar con un conflicto armado de más de 50 años en la hermana República de Colombia. En consecuencia, quisiéramos mostrar nuestro apoyo ante las manifestaciones de continuidad en la búsqueda de nuevas conversaciones que continúen la senda de los Acuerdos de Paz negociados durante tantos años, anunciados en la ciudad de Cartagena de Indias el pasado lunes 26 de septiembre.

-En complemento a lo señalado, destacamos el mensaje de los líderes de las FARC, en relación a mantener el alto al fuego, y buscar nuevas modalidades de construcción y establecimiento de la paz y solución política al conflicto.

-Expresamos nuestra disponibilidad para colaborar con las fuerzas progresistas de Colombia, en orden al establecimiento de nuevos espacios políticos de participación y de generar nuevos modelos de desarrollo para el país, entendiendo que los desafíos por delante son múltiples y que no se limitan a este único proceso.

-Finalmente, destacamos positivamente el rol que Chile ha tenido en calidad de país acompañante de estos extensos diálogos de paz, acaecidos en La Habana, Cuba. Asimismo, esperamos que nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores ponga a disposición todas sus capacidades diplomáticas para que el establecimiento de un proceso de transición en Colombia constituya una realidad en el corto plazo.

Respecto a Chile, hacemos un llamado a las distintas fuerzas y sensibilidades políticas del país, para prestar atención a la inusitada baja participación de la ciudadanía colombiana en esta elección. Según constatan medios oficiales, 3 de cada 10 colombianos con derecho a sufragio concurrieron a votar, lo que evidencia un desafío mayor para nuestras democracias latinoamericanas, en orden a buscar mecanismos adecuados para promover la participación política y transversal de la ciudadanía, junto con el urgente restablecimiento de la confianza en la política, con el objeto de revestir de legitimidad a aquellas decisiones que definirán el curso de nuestros países.