En la cuarta expedición que se organiza desde 2010 para denunciar el bloqueo del estado israelí a las fronteras Palestinas, el pasado 14 de septiembre zarpó desde Barcelona los veleros Amal y Zaytún, tripulados por trece mujeres de los cinco continente. “Lo más probable es que el Ejército israelí intervenga en el barco y seamos deportadas”, declaró Sandra Barrilaro, la integrante española de la tripulación, a medios de ese país.

Como parte de la tripulación está Jeanette Escanilla, ciudadana chilena-sueca que a través de su cuenta en Facebook ha relatado el viaje. “Nos bañamos en el mar antes de dirigirnos sin paradas hacia Gaza! Un abrazo a todos”, publicó en sueco hace dos días, cuando se encontraban a cerca de 300 millas de la frontera marítima de Gaza. Desde Suecia y España, las organizaciones que apoyan el trabajo de la “Flotilla de la Libertad” han exigido a las autoridades de sus países que se proteja a las integrantes de la tripulación, con las que perdieron contacto durante esta mañana.