Un 5 de octubre, allá por 1988, Chile decidía si es que quería continuar con la dictadura de la ultra derecha y los militares liderada por Augusto Pinochet.

Un 55% dijo que NO y aunque el Tirano hizo un intento de desconocer los resultados, la suerte ya estaba echada. Millones salieron a celebrar a las calles y la democracia fue recuperada. Hasta cierto punto, claro.

Después de 28 años, si bien no llegó la alegría prometida, sin duda que ese día se recuerda con satisfacción. Se logró terminar con el sufrimiento que dejaron a su paso los civiles y militares que condenaron a Chile a 16 años de tortura, desaparición, terror y exilio.

Así lo recuerdan los twitteros: