Revuelo en toda América Latina ha causado la retención que afectó durante la noche de ayer a Piedad Córdoba, la ex senadora colombiana y reconocida defensora de los Derechos Humanos. Córdoba fue retenida por más de una hora por funcionarios de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) del Departamento de Extranjería bajo el argumento de que su participación en un seminario internacional a realizarse en Concepción denominado “Pensando Nuestra América desde el Sur”, organizado por la Asociación Cultural José Martí y la Librería Nuestra América, en el que se iba a tratar la situación del pueblo mapuche, “atentaba contra la seguridad nacional“.

Casi una hora y media de discusión y llamadas telefónicas fueron parte del trato vejatorio que sufrió la activista afrocolombiana. Finalmente, la PDI le informó que “se le permitiría ingresar al territorio nacional”. Ante esta situación, Piedad declinó de ingresar a Chile y regresó en el primer vuelo que encontró a Bogotá.”Fue un abuso gratuito e insólito”, señaló.

Luego de este incidente, que hizo eco en todo el sub-continente, comenzaron las aireadas reacciones. Los medios de la derecha colombianos destacaron la medida y comenzaron a resaltar tendenciosamente sus nexos con las FARC (en referencia al rol clave que la ex parlamentaria jugó en todo el proceso de paz con la guerrilla y que este año fue anulado el juicio en su contra), enfoque que fue replicado por algunos medios chilenos. Pero al mismo tiempo, muchas voces tanto de Chile como de otros países comenzaron a brindarle su apoyo a Córdoba como una mujer comprometida con la paz y los derechos humanos, como lo hicieron Camila Vallejo y Gabriel Boric, por ejemplo.

Estas son algunas reacciones en Twitter: