En una investigación original de Bío Bío, se revelaron detalles de las enormes ganancias de las empresas concesionarias que se encargan de las carreteras, que recuperan desde el doble hasta 14 veces más que las inversiones realizadas.

A raíz de eso, plantearon algunos ejemplos que ayudan a dimensionar las sorprendentes  cifras: con las ganancias de la empresa, se podrían construir, por ejemplo, dos veces el tramo de la Ruta 5, Collipulli – Temuco, de la sociedad Ruta de la Araucanía S.A o 14 carreteras con idénticas características que la ruta 78 de Santiago – San Antonio, a cargo de la sociedad Autopista del Sol S.A.

En la misma línea se podrían pagar 11 caminos como el que une a Santiago-Colina-Los Andes a concesión de Autopista los Libertadores S.A o 10 carreteras como las del tramo Talca-Chillán de la Ruta 5, a cargo de Talca-Chillán Sociedad Concesionaria S.A. Estás tres últimas empresas que se adjudicaron la concesión entre 1995 y 1996 bajo el gobierno de Frei, son las que más han incrementado sus ganancias.

De todas formas, la situación no es idéntica en cada una de las 21 rutas interurbanas. Por ejemplo las rutas del tramo Puerto Montt-Pargua tienen un retorno equivalente al 1,17 veces de lo invertido, mientras que los caminos para ingresar a Iquique con 1,12 veces y la ruta 5 norte del tramo La Serena-Vallenar es la que tiene una ganancia menor, con recibiendo un retorno 0,77 veces.

Eduardo Abedrapo, coordinador de concesiones, afirmó a Bio Bio que los contratos con el Estado varían según la empresa, y que eso se desprenden variables como las ganancias, el costo de mantenimiento y la fiscalización. Eso permite que las negociaciones sean distintas, permitiendo hechos como que cada ofertante pida determinadas ganancias y el Estado plantea un plazo máximo para la adjudicación. En este caso, la empresa sería la que asumiría el riesgo, pues se concreta lo primero que pase, sin importar si no logran recuperar su inversión en el rango de tiempo establecido.

El medio aclaró que los cálculos se obtuvieron a través de un promedio estimativo de los ingresos durante todo el plazo de la concesión restándose la inversión inicial y los gastos de mantenimiento durante el plazo de concesión (cerca de un 2% anual del total de inversión). Es decir, no se contemplaron los cobros anuales o semestrales de administración y control de la concesión, pues estos se acuerdan de forma directa entre las distintas empresas y el Estado, por conceptos de fiscalización.

Mediante esa formula pudieron calcular que existen empresas con ganancias millonarias,  que llegan a los dos billones, como la Ruta 5, tramo Santiago-Talca y acceso sur a Santiago que tiene una ganancia estimada de $2.339.690.328.685,donde recupera 5,14 veces su inversión.

Las concesiones de cada gobierno

Eduardo Frei Ruiz- Tagle: En su mandato se adjudicaron la mayoría de las concesiones. Con 11 de las 21 carreteras concesionadas. Ahí están las 4 con más altos niveles de ganancias, con un total superior a los 3 billones ($3.425.832.175.608).

Ricardo Lagos: 4 adjudicaciones. Destaca la quinta en la lista de las que ostentan mayores ganancias (Interconexión Vial Santiago-Valparaíso-Viña del por un total de $1.391.140.387.282 pesos)

Michelle Bachelet: En el primer mandato de la actual presidenta se concesionaron un total de 2 rutas.

Sebastián Piñera: Último gobierno en adjudicar concesiones, con 4 tramos.