Luego de que a finales de agosto la ex mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, fuera destituida de su cargo por el cuestionado Senado de Brasil, han habido diversas reacciones a lo que algunos han llamado un “golpe blando”.

Una de las más recientes reacciones fue la de la exitosa actriz brasileña Sônia Braga, quien ha participado entre otras cosas en películas de Robert Redford y Clint Eastwood, así como en series internacionales como Sex in the City o C.S.I. .

La actriz ya había denunciado la situación de Brasil en Cannes y ahora, en entrevista con EFE, dijo: “En Brasil hubo un golpe de Estado burocrático”. Además, Braga defendió a Rousseff: “Ella sabía que no podía decepcionar a todos los brasileños que habían votado por ella. No fue un juicio justo, nunca se encontró que hubiera hecho nada mal ella personalmente”.

La actriz, que actualmente se encuentra presentando en el Festival de Cine de Nueva York la película “Aquarius”, aseguró que no es parte de ningún partido político. “Aunque la derecha de Brasil me llame comunista solo porque fui al festival de Cannes con un vestido rojo”, agregó.

“Si algo soy, porque me crié en los sesenta, es humanista. Amo a mi país y me preocupan las futuras generaciones (…). Ya viví una dictadura y que te devuelvan la democracia es muy difícil. No quiero volver a pasar por eso”, dijo Braga, quien además criticó el poco apoyo internacional y destacó el que el intelectual Noam Chomsky sí haya dado muestras de solidaridad.