La iniciativa de la diputada comunista Camila Vallejo para eliminar las invocaciones religiosas al inicio de las sesiones del Congreso Nacional generó ronchas en la derecha chilena.

La propuesta de Vallejo busca que, al iniciarse las jornadas de legislación, se cambie la frase “en el nombre de Dios se abre la sesión” y se reemplace por la fórmula “en representación del pueblo de Chile, se abre la sesión”. Para ello se deben modificar los artículos 64 y 255 del reglamento de la Cámara Baja.

“Chile se declaró hace más de un siglo como un estado laico, sin embargo, el reglamento, a pesar de lo que establece la misma Constitución, sigue obligándonos a los parlamentarios a legislar en el nombre de Dios, contraviniendo los principios de libertad de culto y de respeto a todas las creencias y religiones”, argumentó la diputada por La Florida.

Ante esto, Felipe Ward, diputado de la UDI, señaló que “me parece un proyecto absurdo, me parece un proyecto ridículo, me parece un proyecto poco democrático: el 90% de los chilenos, me imagino que un porcentaje similar a ese, creemos en Dios, no tenemos ninguna dificultad con que algunas ceremonias públicas y algunas instituciones como la Cámara de Diputados pongamos como testigos a la Patria y a Dios, a Dios y a la Patria, en el momento de dar inicio a las sesiones”.

Vallejo insistió en que la propuesta no antirreligiosa, sino que tiene que ver con el hecho de ser un país laico. “Muchos de nosotros que no profesamos de la fe o no tenemos alguna creencia, ateos, agnósticos, una diversidad de posiciones religiosas, nos vemos en la obligación de abrir por reglamento las sesiones en el nombre de Dios y cuando no lo hemos hecho nos han amenazado con enviarnos a la Comisión de Ética”, añadió la parlamentaria.

“Poner a Dios como testigo solo es un problema si eres parte del Partido Comunista”, remató Ward.

Por su parte, el diputado independiente por La Araucanía Rojo Edwards, manifestó en un tweet publicado durante la tarde de hoy que la iniciativa de Camila Vallejo de eliminar abrir las sesiones en nombre de Dios sería el primer paso para acabar con tradiciones como la navidad o el himno nacional. Mira:

Por tratarse solo de una modificación del reglamento interno del Congreso Nacional, basta con que las dos salas visen con quórum simple la propuesta para que sea eliminada del trabajo legislativo.