Otro lío más se suma a las sospechas que recaen en el mundo militar y uniformado por las millonarias pensiones que perciben algunos de sus funcionarios.

La comisión investigadora de la Cámara de Diputados sobre Capredena y Dipreca, abrió una nueva arista en su indagación: la de las pensiones de invalidez.

Según consignó La Tercera, son más de seis mil funcionarios los que reciben pensiones bajo el concepto de “invalidez”, en tres categorías distintas.

La información la entregó el vicepresidente ejecutivo de Capredena, Cristián Rojas, el pasado 3 de septiembre, ante la comisión del Congreso.

Esa vez, indicó que “a diciembre de 2015 se pagaron 106.723 pensiones”. De ellas 6.169 correspondieron a jubilaciones por invalidez. Catalogadas como de “inutilidad” tienen tres clases distintas: primera (425 funcionarios), la segunda (5.633) y la tercera (111). El gasto por este concepto alcanza los $5.249 millones.

Supuestamente, la segunda de estas categorías imposibilita al funcionario para continuar con el servicio y lo deja con “inferioridad fisiológica para ganarse el sustento en ocupaciones privadas”.

Cabe destacar que en Chile no existen ejercicios de guerra que puedan dejar inválidos a esa cantidad de personas, más aún, cuando parte de los beneficiados son civiles.

El diputado Leonardo Soto (PS), presidente de la instancia, dijo que “prácticamente nadie fiscaliza cuáles son los diagnósticos médicos que las fundamentan y justifican, por lo que ahí hay un espacio para el abuso que es necesario revisar a fondo“, explicó.

Cabe destacar además que es una instancia interna de las FF.AA quien decide quién es catalogado como una persona en “invalidez”.