Citado al 23° Juzgado Civil de Santiago por la demanda del empresario chileno canadiense Jorge Lopehandía contra la multinacional Barrick Gold Corporation, el ex presidente Ricardo Lagos declaró esta mañana en calidad de testigo, por ser el mandatario que le dio luz verde al proyecto de Pascua Lama.

El empresario minero reclama que parte de los terrenos donde se construyó el proyecto Pascua Lama son suyos, razón por la que inició una acción judicial contra los controladores del proyecto. Junto a Lagos también estaba citada a declarar como testigo su ministra de Relaciones Exteriores de la época, Soledad Alvear.

Sin embargo, la declaración de Lagos se remitió sólo a la lectura de un documento de menos de dos páginas en las que rechaza las acusaciones. “Como Presidente de la República solo apliqué el acuerdo de integración y complementación minera que establece las posibilidades de crear un perímetro bi nacional en el cual circulen libremente mercaderías y o personas de manera de facilitar la explotación minera”.

A la salida de Tribunales, Lagos aseguró que su citación “es un absurdo” y que “estoy conforme con lo que he hecho. Hoy he venido como ciudadano a hacer una declaración”, para luego volver a recalcar que se trata de “la cosa más ridícula” y mandar a los periodistas a leer el documento que leyó.