“El día domingo 10 de octubre hice un servicio a través de videoconferencia con los 33 mineros. Y una de las cosas que les dije a los 33 mineros ‘Cuando ustedes salgan, glorifiquen el nombre de dios’, por eso cuando salió Mario Sepúlveda, ¿a quién glorificaron los mineros cuando salieron del fondo de la mina, ¿A quién glorificaron? A dios, no a la diputada barata Camila Vallejo”.

Así comienza la prédica de casi 10 minutos que el pastor evangélico Javier Soto dedicó contra la diputada Camila Vallejo en las afueras del Congreso Nacional en Valparaíso. Las agresiones machistas, homofóbicas y anticomunistas del predicador son una constante durante su alocución, quien se lanzó contra Vallejo a propósito de su iniciativa para modificar el reglamento del parlamento y retirar la frase “En el nombre de dios” al inicio de cada sesión de la Cámara Baja. Además, defendió la carta de los mineros defendiendo el aborto y criticando las propuestas a favor del derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos.

“¿Qué pasó con la palabra de Dios? (…) ¿Tenía ganas de ir a fornicar como la parlamentaria?”, gritaba el pastor, micrófono en mano, en medio del Parque Italia del puerto principal. “Diputada barata, diputada insolente, diputada callejera”, continuó Soto, volcando su molestia contra Camila Vallejo, y los “comunistas baratos, ladrones, mentirosos y ratones”, tal como se ve en el video publicado exclusivamente por Bio Bio Chile.

Ante estas machistas y misóginas agresiones del pastor evangélico, la presidenta del Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCAC), María Francisca Valenzuela, repudió las palabras de Soto y las calificó como violencia de género. “Bajo el recurso de la libertad de expresión el pastor Soto ha cometido constantes agresiones que no sólo han tenido que ver con violencia de género, sino también con homofobia. En el caso particular de la parlamentaria Vallejo, lo que estamos enfrentando ya deja de ser libertad de expresión sino que es derechamente violencia de género de connotación verbal, una denostación a la diputada simplemente por haber hecho una iniciativa legal”, señaló.

Del mismo modo, Valenzuela añadió que “como OCAC estamos absolutamente en contra de todo sexismo y violencia que se pueda ejercer contra las personas, particularmente en el mundo de la política ya que es un escenario que en sí es muy machista y donde la representación de las mujeres es bastante menor”.

“Llama la atención los insultos con lo que se tiende a denostar a la diputada para invalidar sus discursos, que en general tiene que ver con atacar sus sexualidades. El pastor Soto es un claro ejemplo de que la libertad no es una libertad absoluta, sino que el limite tiene que ver con cuando empezamos a ejercer violencia y se empiezan a vulnerar derechos“, finalizó la presidenta del OCAC.

Mira el video de Bio Bio a continuación: