El pasado 8 de octubre dos hermanos homosexuales fueron brutalmente golpeados en la comuna de Lo Prado cuando querían tomar un taxi tras salir de un pub.

Según el relato de las víctimas todo comenzó cuando un grupo de desconocidos hostigaron e insultaron al mayor de los hermanos J.P.B (27) por su condición sexual. Cuando su hermano, F.P.B (24), lo intentó defender, fueron golpeados con insultos homofóbicos de por medio.

Los veinteañeros sufrieron heridas graves. El menor de ellos fue golpeado en todo el cuerpo y fue dado de alta este miércoles. Mientras que el mayor, salió de la Clínica Santa María este viernes luego de pasar por la Unidad de Cuidados Intermedios.

J.P.B fue el más afectado. Producto de la golpiza sufrió un traumatismo encéfalo craneano y una hemorragia cerebral que, por suerte, fueron controlados a tiempo.

Además fue operado de la nariz producto de una fractura y tendrá una cirugía reparatoria -y posiblemente estética- en uno de sus ojos producto de los golpes de los agresores.

Según indicó el Movilh a El Desconcierto, J.P.B se habría negado a firmar la declaración de Carabineros puesto que, según denunció, el funcionario intentó tergiversar el testimonio para aligerar la carga homofóbica de la agresión.

Rolando Jiménez, encargado de la sección de DDHH del Movilh, aseguró que ese tipo de procedimientos de Carabineros ocurren usualmente.

“Lo que pasa es que cuando se produce una agresión por homofobia, suele ocurrir que una patota insulta a una pareja o a un homosexual a la salida de los bares o discotecas. Ante la respuesta, se desencadena la agresión propiamente tal, que muchas veces llega a lesiones graves“.

Cuando llega Carabineros, asume que eso fue una simple riña cuando en realidad la agresión tiene connotaciones de crímenes de odio, de homofobia. A pesar de que muchas veces las víctimas consignan que los agredieron por eso, Carabineros no consigna eso en el parte por tanto así le llega a Fiscalía Eso impide, cuando son acciones leves, que se abra una causa”, explica.

Actualmente, ya con los hermanos dados de alta y totalmente fuera de peligro, la familia y el Movilh analizan los pasos a seguir en cuanto a las acciones legales a tomar en esta agresión homofóbica.