Este lunes se tramita la ley corta en el Congreso que permitiría solucionar el embrollo del padrón electoral, que cambió de comuna a casi medio de millón de votantes a sólo días de las elecciones municipales.

Para aprobar el proyecto en la Cámara de Diputados se necesitan 68 votos equivalentes a un 4/7 del total. Asimismo, en el Senado, la iniciativa requiere 21 votos que el oficialismo podría tener si va en bloque.

Sin embargo, otro problema que enfrenta a ambas coaliciones es que el proyecto se debe despachar urgentemente, debido a la cercanía de las elecciones.

Así las cosas, debe haber un acuerdo unánime entre las bancadas para omitir un eventual trámite en las comisiones ad hoc y limitar las intervenciones en la sala, según indica La Tercera.

En ese contexto, la derecha pidió responsables. Hernán Larraín, timonel de la UDI, aseguró que “lo que hemos planteado como Chile Vamos es que antes de conocer un proyecto en el Congreso exigimos que el Gobierno nos diga qué medidas va a adoptar para asegurar la responsabilidad política y administrativa por lo que ha ocurrido“.

“Esto es, quiénes se harán responsables de los errores, quiénes serán destituidos o a quiénes se les pedirá la renuncia”, agregó el líder de la UDI.

Desde la otra vereda, Osvaldo Andrade consideró esta petición como “una pequeñez, un chantaje completamente inaceptable (…) hoy tenemos que concentrarnos cómo le resolvemos el problema a casi 500 mil chilenos que están con una inscripción en un lugar donde no la reconocen como propia”.

Y agregó que “ya habrá tiempo para que rueden cabezas y todo tipo de sangre, como quiere la derecha, que es especialista en estas cosas. Pero plantearlo como una condición, es una pequeñez”, indicó a Cooperativa.

Respecto a los votos necesarios para aprobar la iniciativa, Andrade aseguró que “no tengo los datos como para decirle esto. Hay una incertidumbre. Si yo tuviera la certeza de que están los votos, para qué converso con la oposición. Al contrario, creo que reformas de esta naturaleza que se hacen cargo de problemas tan inminentes ojalá tengamos el acuerdo más grande posible”.

Por otra parte, Cristián Monckeberg de RN, argumentó que el problema, más allá de las responsabilidades inmediatas, es que el proyecto “cambia las reglas del juego”.

“Van a haber reglas del juego distintas para la gran mayoría de los electores, versus un porcentaje de medio millón de personas que va a poder decidir allá o acá y eso atenta contra todo proceso electoral (…) a seis días de una elección cambiar las reglas del juego tan estrepitosamente de esa manera, a varios nos zapatea“.

Cabe destacar que este lunes a las 16:00 horas comienza la discusión en la Cámara de Diputado y a eso de las 18:00 en el Senado.