El pasado jueves 15 de septiembre el alcalde de La Florida, en una nota emitida por TVN señaló explícitamente “clarito con la gente, ya entregamos cinco farmacias populares”, pero fue recién le martes 20 que se entregó la primera farmacia ciudadana de La Florida.

Se trata de un proyecto propuesto en octubre del año pasado desde mi cargo como concejal e impulsado por los concejales de la Nueva Mayoría. Fue así que trajimos al alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, promotor de las farmacias populares, quien expuso el proyecto a los vecinos de La Florida.

Si bien aplaudimos que hoy La Florida se sume a los más de 150 municipios en todo el país que recogieron la iniciativa del alcalde Jadue, es lamentable que ante la inauguración de la farmacia ciudadana, el alcalde de La Florida denostara el proyecto iniciado en Recoleta y a la vez fuera tan ambiguo.

Primero, y poniéndose el parche ante la herida, el saliente alcalde señaló que la inauguración (un mes antes de las elecciones municipales) no tenía nada que ver con un acto de campaña, sino que la elección de la fecha era “porque querían hacer las cosas bien”.

En este sentido señaló que en Recoleta hay 70 mil habitantes (148 mil ya en 2002, según el INE) y que por la diferencia de población en La Florida la cobertura tenía que ser mayor. Por último indicó que la principal diferencia entre la farmacia ciudadana y las populares es que no querían hacer las cosas apuradamente, sino “hacerlas bien”.

Nada mencionó sobre la millonaria deuda que hoy tiene el Municipio de La Florida con CENABAST, unos 200 millones de pesos, y que, por este motivo, los medicamentos tendrán que ser adquiridos en los laboratorios.

Esto significará que la principal diferencia con las farmacias populares, no será el hecho de una “mejor red de farmacias” como refirió, sino que el ahorro para los vecinos en medicamentos será menor.

Puntualmente se puso el ejemplo del analgésico para el dolor, Celebra (artrixib), el que tendrá un costo de 7.617 pesos en la farmacia ciudadana de La Florida, sin mencionar que en la farmacia popular de Recoleta el mismo medicamento cuesta 5.250 pesos, dos mil pesos menos.

Aplaudimos el hecho que por fin el proyecto de farmacia popular se lleve a cabo en nuestra comuna, pero lamentamos la poca claridad con que se habla a los vecinos de La Florida, tanto omitiendo información -como el caso de la deuda- o el tono arrogante con el que se mira un proyecto que ha sido ejemplo de política pública impulsada desde la municipalidad de Recoleta, donde los medicamentos son más económicos.

Por eso, en nuestro gobierno comunal, nos haremos cargo de impulsar una verdadera farmacia y óptica popular que se ponga a disposición de los vecinos, vecinas y quienes trabajan en la comuna, con medicamentos y lentes a precios realmente económicos, sin letra chica y sin mentiras.


Médico,Candidato a Alcalde de La Florida