Era un rumor desde la mañana, pero el tercer cambio de gabinete de la Presidenta Bachelet durante este gobierno se concretó recién a las 4 de la tarde. Si el primer cambio de gabinete fue un viraje político -con la salida tanto de Alberto Arenas de Hacienda como de su ex favorito Rodrigo Peñailillo- y el segundo un golpe de timón -con la salida de Jorge Burgos-, esta vez no se modifica nada esencial del equipo político de la Presidenta: ni los equilibrios partidarios dentro de la Nueva Mayoría, ni la dirección programática, ni la agenda legislativa -que sigue a cargo de Nicolás Eyzaguirre (PPD)-, ni tampoco la imagen pública, que sigue encarnando Marcelo Díaz. Las dos señales significativas fueron, en concreto, la salida de Javiera Blanco -que según algunos medios es la única que no renunció voluntariamente- y los puentes tendidos hacia Ricardo Lagos.

De acuerdo a T13, fue el saliente ministro de Energía, Máximo Pacheco, quien precipitó el cambio de gabinete al entregar su carta de renuncia a la Presidenta durante la mañana. Los motivos de Pacheco son claros: el ex Presidente y ahora candidato presidencial Ricardo Lagos le encomendó armar el equipo de trabajo para su campaña, cuyo diseño general también estará a cargo de Pacheco. Un punto que llama la atención en la carta es que el ministro mejor evaluado del gabinete, es la frase en que se admite que esto venía siendo conversado hace al menos una semana con Bachelet: “De acuerdo a lo conversado con Ud. la semana pasada”, explica la misiva su salida del gobierno, junto con agradecerle su comprensión.

“Me voy porque he aceptado la invitación del ex Presidente Ricardo Lagos para sumarme a su equipo y poder trabajar junto a él en los desafíos que él está enfrentando”, señaló Máximo Pacheco a la prensa a la salida del palacio de gobierno. No es cualquier invitación: Ricardo Lagos necesita un despegue de su candidatura, que se encuentra estancada. De acuerdo a la última encuesta Adimark, de fines de agosto, sólo un 5% de los chilenos prefiere a Lagos como próximo gobernante, porcentaje que comparte con el senador independiente Alejandro Guillier, mientras que Sebastián Piñera alcanza un 10%. Por añadidura, Guillier destacó como el personaje en el que los chilenos más confían, alcanzando el 45%.

Pacheco, ¿el recaudador de Lagos?

Máximo Pacheco, además, cumplía un rol importante en el gobierno. Según señalaron desde la Segpres a este medio, era uno de los más activos y con mejores relaciones en la bancada oficialista. La capacidad de diálogo con amplios sectores. Otro de sus activos eran su alta valoración en el empresariado, la que le podría ser útil en el comando de Lagos. “Tener a una persona que tenía experiencia empresarial fue siempre algo que se le asignó valor y para mí siempre fue interesante poder contribuir con mi experiencia a que se construyera o que se pudiese dar una mayor gobernabilidad a Chile cuando se restablece la democracia”, declaró en mayo pasado a La Tercera al descartar su rol de “recaudador” de la Concertación, algo que calificó como “mito urbano”.

El presidente de la Cámara de Diputados y ex timonel del PS, Osvaldo Andrade, declaró en CNN que la salida de Pacheco y su paso al comando “fortalece la candidatura de Lagos”. Otra de las señales del cambio de gabinete fue la entrada de Jaime Campos al Ministerio de Justicia. Miembro del “sector laguista” del Partido Radical, Campos fue uno de los dos ministros que ejerció durante todo el gobierno de Ricardo Lagos junto con Nicolás Eyzaguirre, con el cual deberá volver a formar dupla al llevar adelante la crisis que atraviesa el ministerio luego de la salida de Javiera Blanco. Hace dos semanas, el nuevo ministro de Justicia reveló a La Segunda que no es partidario de la candidatura de Guillier, declarando “si me preguntan hoy, creo que el candidato debería ser Lagos”. 

La cercanía de buena parte del Partido Radical es cosa sabida, pero no la comparte el presidente de la tienda, Ernesto Velasco, quien el 11 de octubre pasado declaró que “el PR le pedirá a Guillier que asuma la candidatura presidencial del partido”. Una vez confirmado que Campos asumiría en Justicia y que Pacheco se iba para apoyar la campaña de Lagos, Velasco reacciónó: “Es lícito reforzar las candidaturas, pero hay que cuidar las formas”

Tan sólo una hora después de que Bachelet anunciara el cambio de gabinete, el ex Presidente Lagos realizó un punto de prensa acompañado de su nuevo generalísimo Máximo Pacheco.”Me considero un bimilitante, del PS y del PPD”, declaró Lagos, para luego destacar la capacidad de gestión y la amplitud de Máximo Pacheco. Consultado sobre si él fue quien impulsó el cambio de gabinete, respondió que “creo que los presidentes deciden cuando hacen los cambios ministeriales”. A su vez, Pacheco señaló que “tengo la convicción que la invitación que me ha hecho el presidente es muy importante, porque se abre ahora el proceso presidencial y puedo contribuir con mi experiencia. Estoy muy contento y lleno de energía”, pero aprovechó de enviar una señal a Isabel Allende, presidenta del PS, explicando que tiene “mucho respeto por la presidenta de mi partido y obviamente tenemos una linea de comunicación abierta y fluida”, pese a que su paso al comando de Lagos constituye un duro golpe a la opción de Allende. Una cosa es segura: Lagos va.