Primero fue Argentina, donde estremecidas por el asesinato de Lucía Pérez, el movimiento #NiUnaMenos convocó a un paro productivo de una hora para mostrar, material y simbólicamente, que la vida de las mujeres importa. Llenas de rabia, las mujeres latinoamericanas se fueron sumando, en un continente en donde los números arrojan que la violencia de género está lejos de retroceder.

La ONU hizo público en mayo del 2016 que de los 25 países con más violencia hacía las mujeres en el mundo, 14 pertenecían a Latinoamérica y el Cáribe, señalando además que en el 98% de los caso permanecían impunes frente a la justicia. Las cifras en el mundo también son alarmantes, indicando por ejemplo que 1 de cada 3 mujeres han sufrido algún tipo de violencia.

En Chile ya van 40 femicidios en el año 2016. Uno de los más recientes es el de Florencia, una chica de 9 años que fue asesinada y quemada por su padrastro. Es por eso que distintos colectivos feministas comenzaron a generar convocatorias a nivel nacional.

Al igual que en Chile, la iniciativa se extendió como pólvora principalmente en Latinoamérica, pero también en otras partes del mundo. Por eso es que al menos en México, Guatemala, El Salvador, España, Chile, Brasil, Bolivia, Honduras, Perú, Colombia, Ecuador, Paraguay, Uruguay, Estados Unidos, Costa Rica y Francia han anunciado acciones en distintos puntos, unidas bajo la consigna #NiUnaMenos, repudiando todo tipo de violencia contra las mujeres.

En el portal argentino Marcha han realizado una profunda cobertura al tema, difundiendo los mensajes que han emitido los grupos de mujeres que convocan a la marcha.

“Hoy paramos para visibilizar nuestras resistencias al terrorismo de Estado, la guerra sucia que atraviesa a todos nuestros territorios, nuestros cuerpos y la violencia cotidiana que nos extermina y nos excluye”, dijo Paola Salgado Piedrahita, del Congreso de los Pueblos de Colombia a ese medio. “En Colombia y todo el continente las mujeres exigimos a los Estados y a la sociedad que pare la guerra en contra nuestra. La paz sin las mujeres no va por eso vamos por un ´Ni Una Menos´ latinoamericano que aliente a viva voz la consigna: de noche o de día, desnudas o vestidas, en la guerra o en la paz, que respeten nuestras vidas”.

Karen Mejía, de Honduras, uno de los países que registra una mayor tasa de femicidios en el territorio, señaló que “la violencia contra las mujeres es una realidad regional que vivimos las hondureñas de manera concreta”. Y agregó que es necesario “dejar un mensaje de que no habrá agresión sin respuesta, la autodefensa, la digna rabia, y que venimos desde la diversidad, la alegría ya que somos el sostenimiento reproductivo de la vida”.

Desde Bolivia, Aquelarre Feminista compartió su convocatoria con Marcha, declarando que “la rabia se hace fuerza y rebeldía”. “Día a día las mujeres somos humilladas, insultadas, golpeadas, violadas, asesinadas, esto es el patriarcado, aunque nos digan que estamos locas y que exageramos con nuestras demandas, porque los más de 30 feminicidios ocurridos en Bolivia, las más de 16 denuncias de violaciones a niñas, niños y mujeres por día, nos dicen que algo aquí está mal, muy mal”.

Puedes ver algunos de los afiches de convocatoria acá: