Cerrar publicidad
Vida Sustentable 21.10.2016

Denuncian a Subpesca por corrupción e ilegalidad en pesquería al alterar la condición de sobreexplotación maritima

En Contraloría se encuentra la denuncia que solicita anular el Régimen Artesanal de Explotación (RAE), aplicado a la sardina austral por tener vicios de legalidad.

Por Heriberto Teuquil Huinao, Presidente Comunidad Mapuche Huilliche "Hijos del Mar"
Foto: Agencia Uno

Con fecha 7 de octubre del 2016, en mi calidad de pescador artesanal de la X Región y de Presidente de la Comunidad Mapuche Huilliche “Hijos del Mar”, he puesto en conocimiento del Sr. Contralor -un experto en derecho ambiental y en temas pesqueros- una suma de ilegalidades en que habría incurrido la Subsecretaría de Pesca, para que las investigue y sancione, y en los casos que son delitos los derive al Ministerio Público para que, de esta forma, se pueda restablecer el imperio de la ley. En ese mismo orden de cosas he solicitado se anule el Régimen Artesanal de Explotación (RAE), aplicado a la sardina austral por tener vicios de legalidad. También para que Contraloría obligue a la Subsecretaría de Pesca a establecer medidas de mitigación y compensación contemplada en la ley 20.657 por la sobreexplotación de la sardina austral, según lo preceptúa el artículo 9°A, que rige a partir del 1 de enero 2013 para que pescadores como en mi caso podamos hacernos de un mínimo de justicia, proceso que deberá cuidar en exceso el Consejo de Defensa del Estado para impedir que los que sacaron provecho de la pesca al margen de la ley de la sardina austral pretendan beneficiarse con igual medida.

22

Los dos gráficos que preceden muestran el estado de sobreexplotación al que había sido llevada la sardina austral a finales del año 2012, cuya biomasa pasó de 270 mil a 140 mil toneladas en el período 2006-2010, al frente de las costas de Chiloé ,en la X Región, según lo registran los informes de Subpesca “Estado de las Pesquerías 2012” y “Estado de las Pesquerías 2013“, condición que el ex Subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, decidió manipular con el objetivo de declararla en plena explotación y aplicarle un irregular Régimen Artesanal de Explotación (RAE), como parte de una suma de ilegalidades en torno a esta pesquería.

La sardina austral fue sometida a una sobreexplotación demencial que alcanzó su máximo entre los años 2006 al 2009, según lo muestra el gráfico más a la izquierda, que trajo como consecuencia que a partir del 2010 y hasta ahora, el desembarque del anterior período nunca volviera a repetirse y que el mismo cayera a la mitad o menos, lo que se realizó al margen de la ley y que tuvo como autores intelectuales a cuatro ex Subsecretarios de Pesca: Felipe Sandoval (gobierno de Lagos), Jorge Chocair y Carlos Hernández (Bachelet) y Pablo Galilea (Piñera). Los anteriores facilitaron una “pesca de investigación” para encubrirla, aunque en su calidad de funcionarios públicos, y de acuerdo a nuestra legislación vigente, no contaban con atribuciones legales para dictaminar nada sobre una pesquería que no era parte de la ley, la misma recién se reconoció en los registros pesqueros a partir del 1 de enero del 2012 con la ley 20.560, la que a pesar que se dictó para prohibir expresamente la pesca de investigación para fines que no fueran científicos, fue dejada de lado recién promulgada por el ex Subsecretario Pablo Galilea y sus autorizaciones terminaron en 14.000 toneladas de desembarque durante el primer semestre del 2012 y que alimentaron los fines comerciales de los que se beneficiaron de ella.

Vale precisar que la captura, transformación en harina de pescado y comercialización de la sardina austral estaba castigada por ley con multas según lo dispuesto por los artículos 110 letra d) y 120, por corresponder a una pesquería no inscrita en los registros pesqueros, multas que no fueron cursadas a los que participaban de estos ilícitos por decisión de las autoridades a cargo de Sernapesca, los que prefirieron ser cómplices de esta defraudación al Fisco. Funcionarios públicos en cargos de autoridad que además contrariaron el Dictamen N° 40.152 (4) de la Contraloría General de la República que había precisado el rol de Sernapesca en relación a las pesca de investigación “ideológicamente falsas” autorizadas por Subpesca: “En este contexto, es menester hacer presente que para el ejercicio de esa función fiscalizadora, el Servicio Nacional de Pesca cuenta con las atribuciones que se indican en los artículos 122 y 123 de la aludida ley N° 18.892”.

Durante el 2012, el ex Subsecretario de Pesca Pablo Galilea se preocupó de manipular su condición de sobreexplotación y responsabilizó de ello a un milagro de la naturaleza “La pesquería de sardina austral explotada en el mar interior de Chiloé, entre el año 2010 y 2011, evidenció signos de sobreexplotación, caracterizada por una importante disminución de la razón del potencial reproductivo (RPR), que llegó bajo el PBR límite (40%). Probablemente esta situación se revirtió hacia finales del 2012, producto de una reducción en la mortalidad de pesca, encontrándose ahora el recurso fuera de la zona de sobrexplotación“, una invención burda de la que se valió para en forma arbitraria declarar a la sardina austral a fines del 2012 en estado de “plena explotación” y con acceso cerrado, y aplicarle el Régimen Artesanal de Explotación (RAE), que le sirvió al Director Zonal de Pesca, Pedro Brunetti, brazo derecho del ex Subsecretario de Pesca Pablo Galilea para acordar con el grupo de armadores que habían participado de su pesca ilegal un modelo de reparto de cuotas donde ellos se pusieron como los principales beneficiarios. Lamentablemente para ellos, todo el esfuerzo que pusieron por cumplir con la formalidad legal no ha sido suficiente para impedir descubrir que todo este entramado es ideológicamente falso, por ello se ha denunciado a la Contraloría para que investigue las actuaciones en estos hechos de las autoridades a cargo de la Subsecretaría de Pesca y Sernapesca.

21

En estos hechos tienen participación las empresas Fiordo Austral y ALIMAR, además de un grupo de Armadores de la X y XI Región, estos últimos calificados por los primeros como sus “cuasi socios”, como lo reconoció uno de ellos ante el Tribunal de la Libre Competencia (TDLC) y que se tradujeron en contratos de financiamientos que sirvieron para aumentar el tamaño de las embarcaciones, la capacidad de las bodegas y redes de mayor tamaño, entre otras. Esto facilitó la eficacia de la captura de grandes volúmenes de sardina austral, como lo reconoció el actual diputado Iván Fuentes a ese entonces dirigente de los pescadores de Aysén, sin reparar ninguno de ellos que lo estaban haciendo sobre una pesquería que no tenían inscrita en sus registros pesqueros, por lo mismo se ha solicitado a Contraloría que investigue estos ilícitos; 1) ya que la Subsecretaría de Pesca arregló todo con un grupo de escogidos para establecer como regla del reparto de cuotas RAE los volúmenes de desembarques históricos, sin tomar en consideración que estos habían sido conseguidos al margen de la ley con la protección de Subpesca y Sernapesca, de allí resultó que no fue una casualidad que los que no habíamos participado de los ilícitos fuéramos discriminados en forma vergonzosa por los corruptos; 2) todo prueba que se impuso el Régimen Artesanal de Explotación (RAE) a partir de un acto viciado como fue alterar la condición de sobreexplotación en que se encontraba la Sardina austral y colocarla como en plena explotación a partir de fines del año 2012 para que calzara con la exigencia del RAE, lo que resulta del todo una nueva ilegalidad.

Vale precisar que la ley 20.560 en ninguna de sus partes daba pie para que se le considerase una ley de amnistía para delitos cometidos antes de su promulgación, por lo tanto: 1) la captura de la sardina austral en el período 2006 -2012 que se hizo al margen de la ley, sigue correspondiendo a ilícitos pendientes de ser sancionados y castigados por esa Contraloría y la justicia, ya que ésta pesquería solo se reconoció el 1° de enero 2012; 2) que la pesca de investigación sobre la Sardina austral tiene vicio de nulidad según lo advirtió el dictamen N° 14.178, del año 2004 (3); 4) y también porque los funcionarios públicos involucrados en este caso la autorizaron sobre una pesquería que no existía en la ley en el período que lo hicieron; 5) sin olvidar que los que la capturaron y procesaron como harina de pescado estaban en conocimiento de la ley y de las multas establecidas en ella para una pesquería que no era parte de los registros pesqueros ; 6) que el Artículo 1° de la ley 20.560, no está referida a una regularización de los registros pesqueros para pesquerías que no eran parte de la LGPA, por lo mismo NO correspondía a Subpesca aplicar una amnistía para los ilícitos que habían cometido un grupo de armadores en el período 2008-2011 mientras ésta no era parte de la ley, y aprovechando lo anterior favorecerlos con una excepción para el registro pesquero de la sardina austral: “Armadores y pescadores artesanales que no se encuentren inscrito en los Registros Pesquero Artesanal y que hubieran informado desembarque al Servicio Nacional de Pesca, de acuerdo a lo establecido en el artículo 63 de LGPA en cualquiera de los años 2008, 2009, 2010 y 2011 en el marco de las pescas de investigación…” .

Vale hacer presente que en más de tres años la sobreexplotación de la Sardina austral NO ha sido objetada por los miembros del Comité Científico a cargo de la administración de la sardina austral, entre los que se cuentan Antonio Araniz, biólogo IFOP, Silvia Hernández y Víctor Espejo funcionarios Subpesca, (6) quizás sea porque todos ellos participaron del encubrimiento de su pesca ilegal y desde el 2013 son parte de los Comité Científicos que autorizan miles de toneladas para fines de exportación de las 19 pesquería que se encuentra en estado de sobreexplotación y colapsadas, entre las que se encuentra la Sardina austral. A pesar que la Universidad de Concepción en el FIP 2012-15 recomendó que ” …la sardina austral -en las Aguas de la Patagonia- cumple un rol ecosistémico clave como predador y como presa de otros recursos pesqueros y, por lo tanto, se debe tener consideraciones especiales para su explotación sustentable“, lo que intencionalmente ha sido dejado de lado por los Comité Científicos y por el actual Subsecretario de Pesca Raúl Sunico, un operador político que tiene la virtud de navegar como pez en el agua, de la mano de la corrupción y el tráfico de influencias.

Notas Relacionadas

Comentarios