Luego de la muerte de Juan Radrigán -dramaturgo y Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales 2011- TVN anunció la emisión de “La tierra señalada”, documental sobre su vida y obra, dirigido por la investigadora y realizadora chilena Soledad Cortés.

Pese a la alegría inicial generada por la emisión del documental en televisión abierta, pasadas las 12 de la noche se transformó en críticas porque éste no comenzaba, repitiendo una conducta que usualmente rodea la exhibición que rodea este tipo de contenidos culturales, los cuales suelen ser emitidos muy tarde, como ocurrió con “El botón de nácar”, de Patricio Guzmán, que fue exhibido por Chilevisión.

En ese contexto, el periodista, crítico teatral y ex director de programación del GAM Javier Ibacache, dio a conocer la respuesta del canal público a una propuesta de teleserie que presentaron junto al dramaturgo el año 2001, señalando “me alegra que TVN haya programado el documental sobre Juan Radrigán aún cuando haya rechazado el proyecto de ficción que propuso en 2001”, publicó en su cuenta de Twitter, para luego mostrar una foto en donde se exponían las razones entregadas por el canal para rechazarla.

Pese a cumplir con todas las condiciones que necesita una buena teleserie -una historia original, un conflicto claro y potente y una historia de amor, entre otras cosas-, “la radical originalidad” fue el principal argumento para rechazarla, indicando que, de aceptar el proyecto, tendrían que verse en la obligación de crear un mundo completamente nuevo. “Su puesta en cámara supone inventar desde el paisaje hasta el maquillaje, lo que es fascinante pero demasiado peligroso en una teleserie”, señalaron desde el canal. La carta fue firmada por Jorge Marchant, quien en ese entonces estaba a cargo de la evaluación de proyectos, como afirmó Ibacache en su cuenta.

La teleserie fue un proyecto que Radrigán nunca desechó, según cuenta la revista Qué Pasa. Se llamaba “Piel de oveja” y fue escrita por Ibacache junto a Radrigán. Transcurría en el extremo sur de Chile y realizaba una relectura de ciertos mitos del Antiguo Testamento. Frente a eso, vale destacar que uno de los salvavidas de la estación dentro de su profunda crisis de audiencia fue la emisión de teleseries brasileñas de la poderosa Red Globo de TV con temáticas bíblicas como “Moisés”.

La misma revista da a conocer parte de la historia, mostrando que los roles principales y secundarios se basaban en personajes de la biblia, y que el patriarca Caín del Pedregal era el centro del conflicto que transcurría en un pueblo asustado frente a la amenaza de un maremoto. También se incluía a una pareja gay.